Los responsables de la Fundación Provincial Banco de Alimentos de Vigo y Pontevedra vuelven a hacer un llamamiento a la solidaridad de la sociedad ante su octava Gran Recogida, que se desarrollará la próxima semana, entre los días 16 y 21 de septiembre, con el objetivo de alcanzar los 300.000 kilos e productos donados ante una situación que “se agrava día a día”.

La edición más “diferente y atípica” no tendrá recogida de productos in situ a través de los voluntarios, pero permitirá a los clientes de los supermercados que colaboran en la iniciativa indicar la cuantía que desean donar al pasar por caja.

“El importe aparecerá en su tique y pasará a una cuenta a favor del Banco de Alimentos. Y después nosotros lo convertiremos en mercancía que compraremos en esas cadenas”, explicó ayer el vicepresidente vigués, Iván Martínez, que explicó en rueda de prensa las novedades de este año junto al presidente de la Fundación en la ciudad olívica, Pedro Pereira, y el coordinador de Pontevedra, José Luis Doval.

También se podrán hacer donaciones a través de su web – www.bancoalimentosvigo.org– y hacer contribuciones a través de Bizum con el código 01139.

Este año no se elegirá a una madrina o padrino, pero se pedirá la colaboración de quienes lo han sido en ediciones anteriores para promocionar esta Gran Recogida. Y se creará un equipo de voluntarios para informar a los usuarios de los supermercados sobre las peculiaridades de esta edición. “Irán identificados con un peto y hablarán con los clientes sobre la campaña”, explicaron.

Según comentaron los responsables de la Fundación Provincial Banco de Alimentos de Vigo y Pontevedra, la demanda ha crecido un 40% desde el inicio de la pandemia, a igual que en todo el país, y las personas atendidas se acerca a las 30.000.

También subrayaron el cambio en el perfil de los usuarios. “Es lo más triste, es increíble. Gente que hasta hace poco tenía empleo y una entrada fija por dinero y que se ha visto obligada, a veces por consejo de gente amiga, a solicitar ayuda y no pasar penuria. Algunos son gente muy conocida por vosotros y reconocida en el mundo laboral y profesional vigués que ahora están en una situación próxima al umbral de la pobreza”, señalaron durante la presentación de la iniciativa en la nave de Valadares, donde la actividad es constante.

Aventurar una previsión de provisiones recogidas este año, dadas las circunstancias, resulta “muy aventurado”, pero confían en acercarse a los 300.000 kilos de alimentos, una cuantía similar a la del año pasado. Y para ellos se desarrollará una campaña intensa en redes sociales. “Somos bastante optimistas, siempre que hemos pedido ayuda a la sociedad nos ha respondido de manera muy generosa. Animamos a que nos echen una mano”, confían.