Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vigo, cada vez más motero: extiende su mapa de carreteras con barreras seguras

Plantea instalarlas en 3,9 kilómetros repartidos por todo el municipio | Invertirá 350.000 euros con el objetivo de que estén fijados a lo largo de 2021 | Caballero: “Queremos seguir ganando seguridad para las motos”

Aumento de motocicletas en la ciudad de Vigo

Aumento de motocicletas en la ciudad de Vigo Ricardo Grobas

El tráfico en Vigo se conjuga cada vez más en dos ruedas. De ser una parte minúscula del censo local de vehículos, con apenas 9.800 registradas en 2000, las motos han pasado a convertirse en parte clave del paisaje urbano de la ciudad. En septiembre la DGT contabilizaba 29.000, lo que supone algo más del 13% de todas las matrículas del municipio. Hace veinte años no representaban ni el 6%. Al dato hay que sumar además los ciclomotores, de menor cilindrada pero que engordan el peso de las dos ruedas hasta elevarlo a casi el 20% de todo el parque de vehículos de la ciudad.

Para facilitarles la movilidad y sobre todo blindar su seguridad, el Concello de Vigo ha adoptado a lo largo de los últimos varios años varias medidas, desde la creación de pasos adelantados ante los semáforos al uso de pinturas antideslizantes en el pavimento o el aumento de las plazas de aparcamiento. Una de sus primeras medidas en esa misma dirección, lanzada en 2014, fue el cambio de guardarraíles peligrosos.

Hace seis años el Concello cambió 200 metros de “quitamiedos” de la avenida del Tranvía, el vial que desciende desde la rotonda de Peinador-Ifevi hasta Cabral. Los técnicos municipales desmontaron los guardarraíles deteriorados e instalaron una segunda plancha, en paralelo y situada por debajo de la que ya existía, para blindar su seguridad. El objetivo: evitar que si un motorista sufre una caía y se desliza por el asfalto hacia el guardarraíl acabe colándose por debajo o impactando contra los postes de sujeción, lo que puede causarle heridas graves. Los planes del Concello pasaban ya entonces por seguir extendiendo la medida hacia otros puntos de la ciudad, como Clara Campoamor, Falcoido, Portoloureiro, Emilia Pardo Bazán o Leonardo Alonso.

  • Un ciclista muere en Caldas tras perder el equilibrio y chocar con un quitamiedos

    La víctima es un hombre de 60 años, vecino de Valga. Ha ocurrido en el kilómetro 96 de la N-550

Una pareja en moto circula por un vial en Cabral en donde van a cambiar los guardarraíles. Adrián Irago

Ahora los técnicos locales tienen sobre la mesa otro proyecto para extender las barreras protectoras para motoristas a otro medio centenar de puntos repartidos por toda la ciudad. En total plantea 46 puntos en diferentes viales –en algunos casos se proponen refuerzos en varios tramos de una misma carretera, como ocurre en la avenida de Madrid o la de Arquitecto Antonio Palacios– que suman 3,98 kilómetros. Su extensión sin embargo podría aumentar.

Aunque desde el departamento municipal de Tráfico apuntan que los segmentos seleccionados pueden variar, de entrada tiene la vista puesta en una veintena de viales: Avenida da Ponte, Tranvía, Bouzaboa, Carretera de Bembrive, Saa do Monte, Estrada da Balsa, Leonardo Alonso, Becerreira, el túnel de Jenaro de la Fuente, Camiño Torreón, Fontaíña, Ángel de Lema, Baixada Ríos, Roteas de Abaixo, A Madroa, Areeiro, Cabalaria y Avenida de Madrid, A. Palacios y Conde.

Listado de calles con las nuevas barreras Simón Espinosa

"Queremos seguir aumentando la seguridad para las motos en la ciudad”

Abel Caballero - Alcalde de Vigo

decoration

El Ayuntamiento plantea invertir en total cerca de 350.000 euros en la instalación de las barreras protectoras. Su objetivo es licitar en breve para que estén ya instaladas a lo largo del próximo año. Los nuevos tramos se sumarán a los que ha ido cambiando a lo largo de los últimos años el Concello, que en agosto de 2015 –apenas 12 meses después de actuar en avenida del Tranvía– calculaba que había eliminado cerca de 2,5 kilómetros de guardarraíles con riesgo para los motoristas.

La medida responde a una de las principales reivindicaciones de los conductores, que llevan años reclamando a nivel estatal que se retiren de las carreteras del país los viejos “quitamiedos”, auténticas trampas –advierten– para los motoristas que impactan contra ellos. De hecho la medida del Concello se activó después de que la plataforma Stop Guardarraíles le entregase más de 100.000 firmas recogidas a través de Change.org para exigir el cambio a nivel estatal. En 2017 su reclamación llegaba al Congreso de los Diputados, donde consiguió respaldo unánime para la eliminación de los “quitamiedos” peligrosos de las carreteras del país y mejorar la información para los motoristas. Entonces sumaban 134.100 rúbricas.

“Si esto hubiese llegado antes se podrían haber evitado muchas muertes”

May Aguilar - Motera y portavoz de Stop Guardarraíles

decoration

Más motos y menos accidentes. Las estadísticas sobre siniestralidad elaboradas por el Concello muestran una conclusión chocante: a pesar del aumento constante del número de vehículos de dos ruedas censados en Vigo, cada vez son menos los motoristas que sufren lesiones mientras conducen. En 2019 la Policía Local contabilizó 304 accidentes de motocicletas y 64 de ciclomotores. Total: 368. Su saldo fue de 301 heridos y un fallecido. Los datos son sensiblemente más bajos de los anotados por los agentes municipales un año antes, en 2018, cuando registró 504 siniestros con 415 heridos y dos víctimas mortales. En solo un año el volumen de accidentes cayó un 27% y el de lesionados un 27,5%.

Los datos son incluso mejores en 2020, aunque su balance probablemente esté muy marcado por el Covid-19, con las semanas de confinamiento y el descenso del flujo de vehículos en la ciudad. Entre enero e inicios de noviembre la Policía Local sumó 216 siniestros –178 de motos y 38 de ciclos– con un balance de 202 lesionados. Lo que sí ha descendido de forma sensible en lo que va de año es el porcentaje de accidentes con heridos graves. Desde enero la policía anotó cuatro, lo que representa el 2% del total. Todos los heridos eran conductores. En 2019 la proporción era del 8% y un año antes del 4%. De los 216 siniestros 64 se saldaron además únicamente con daños, sin heridas para el piloto, su acompañante ni ningún transeúnte.

El descenso de la siniestralidad coincide con las medidas adoptadas por el Concello para facilitar el movimiento de motos en la ciudad. A lo largo de los últimos años ha creado pasos adelantados en los semáforos y carriles especiales para los vehículos de dos ruedas, ha usado pinturas antideslizantes, permitido también el paso de motos por buen número de carriles bus y habilitado plazas para su estacionamiento. A las mejoras específicas para los vehículos de dos ruedas se suman otras, generales, que han ayudado también a reducir la siniestralidad, como por ejemplo las “turborrotondas”, que gracias a su delimitación clara de los carriles y las maniobras han reducido de forma considerable los accidentes en las salidas y entradas de rotondas.

Más motos y menos siniestralidad: los accidentes cayeron casi un 30% en 2019

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats