Hasta 64% DTO Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La comanda no tiene quien la escriba

Célebres restaurantes optan por el cierre tras las restricciones: “Nos cancelaron el 90% de las reservas” | “Ya no se piensa en disfrutar de la hostelería”, lamentan en Maruja Limón

El comedor del Silabario, en Príncipe, junto a su chef Alberto González. Ricardo Grobas

Se agarran a una “sartén ardiendo”, pero como las restricciones no mengüen no tendrán ni para el gas. El malestar de la hostelería es proporcional al índice de cancelaciones de reservas y caída de comensale en las últimas jornadas después de las medidas impuestas por Sanidade para el sector. “Primero fue lo del cierre a las 23.00 horas, ya nos pareció cruel pero intentamos ver la parte positiva, pero ya con lo de las reuiones solo de convivientes y el cierre de la ciudad a golpe de viernes fue un batazaco,probablemente el último para muchos de nosotros”, confiesa Raquel, propietaria y socia de dos locales de la ciudad: el bar Sinatra y el restaurante Lume de Carozo.

"La gente está con miedo y no piensa en disfrutar de la hostelería como hace unos meses"

decoration

Y es que mientras unos hosteleros optaron por reducir turnos, días de servicio o incluso vacaciones “obligadas”, otros se han visto obligados a cerrar sus puertas, al menos temporalmente pero, por desgracia, sin previsiones de reapertura. Uno de los primeros fue el afamado Maruja Limón. El restaurante bajo la firma de Rafa Centeno –primera estrella Michelín de Vigo– apagó sus fogones hace una semana ya que los horarios rompían por completo el concepto del local. “Nuestro restaurante no está pensado para que nos metan prisa para comer. La verdad es que la gente está con miedo y no piensa en disfrutar de la hostelería como hace unos meses. Nuestro concepto es el de un restaurante para llegar y disfrutar de la compañía y los amigos alrededor de una mesa y el momento no está para eso”, comenta Centeno, quien ha decidido apostar por una línea de menús a domicilio para acercar la “estrella Michelín a los hogares”.

Rafa Centeno, propietario del Maruja Limón, se vio obligado a cerrar presencialmente su negocio | // R. G.

"Si esto sigue así acabaremos tomando la mayor parte de nosotros en los próximos días"

decoration

A no mucha distancia, en calle Príncipe, las puertas del Silabario todavía siguen abiertas pero ¿hasta cuándo? es una de las preguntas que ronda a diario por la cabeza de su chef y propietario, Alberto González. “Evidentemente es una decisión que si esto sigue así acabaremos tomando la mayor parte de nosotros en los próximos días. Las restricciones hacen inviable una actividad. Primero restringes el horario de cenas, restringes también el aforo máximo, la movilidad... entre semana el 90% de nuestras mesas son gente de trabajo, compañeros, amigos o reuniones de negocio. Yo creo que esta semana nos han anulado el 90% de reservas. En muchas ocasiones hemos exportado la marca de Galicia fuera sin pedir nada a cambio y hemos ido a promocionarla fuera de nuestra comunidad. La impresión que tengo es que asumen nuestra liquidación como sector”, lamenta el profesional.

El comedor del Silabario, en Príncipe, junto a su chef Alberto González. Ricardo Grobas

Otro ejemplo es la decisión tomada por los propietarios del Son do Vento –el conocido como Marina Davila–, cuya nueva gerencia optó por cancelar el servicio nocturno. “Con el cierre a las 23.00 horas no tenía sentido seguir. Hay días mejores, días más flojos; solo pensamos sobre la marcha”, cuentan desde el restaurante de Bouzas.

La movilización de los hosteleros llega al Concello: claman por ayudas al sector J. Lores

Los restaurantes al igual que locales y otros negocios de restauración no entieden de barrios ni zonas; tanto es así que, por ejemplo, en la zona de Churruca, una veintena de ellos llevan cerrados desde el viernes. “Es inviable abrir. Hoy en día no hay diferencia entre martes y sábado, muchos están a la espera de las resoluciones que vayan surgiendo”, lamenta Ana, la portavoz del colectivo.

Decenas de hosteleros volvieron a concentrarse, en esta ocasión ante el Concello de Vigo, para hacer partícipes de su desesperación a las instituciones y en aras de obtener ayudas que les permitan reflotar un sector tocado y casi hundido. “Estamos desesperados; la situación es muy delicada”, claman.

La movilización de los hosteleros llega al Concello: claman por ayudas al sector

Decenas de hosteleros volvieron a concentrarse, en esta ocasión ante el Concello de Vigo, para hacer partícipes de su desesperación a las instituciones y en aras de obtener ayudas que les permitan reflotar un sector tocado y casi hundido. “Estamos desesperados; la situación es muy delicada”, claman.

La concentración de los hosteleros ayer J. Lores

CABALLERO PIDE INDEMNIZAR AL SECTOR POR LA ENTRADA DE LAS NUEVAS MEDIDAS

El alcalde de Vigo, Abel Caballero, pidió a la Xunta que indemnice a los hosteleros que se vieron afectados por el anuncio de nuevas restricciones en Galicia este pasado fin de semana ya que fueron conocedores de las medidas con una antelación de “cinco minutos casi, sin tiempo a reaccionar”.

Caballero defendió que la Xunta “tiene que hacerle frente a todo este coste”, con independencia de que comparte y “respeta” su contenido. Otra cosa es que las que se pusieron en vigor el pasado viernes se anunciaran de repente, lo que produjo un “daño colateral” a los negocios de restauración y hostelería que la Xunta “tiene que compensar” porque “para eso recibió 750 millones de euros” del Gobierno central.

Preguntado por las protestas de los hosteleros olívicos, que ayer se produjeron en Praza do Rei, el regidor recalcó que desde que es alcalde “han gozado de una exención fiscal” por la instalación de terrazas por un monto de 25 millones de euros, y que está “encantado” de haber tomado esta decisión.

También aludió a la exención de las tasas de basura y del agua durante el periodo en el que los negocios estuvieron cerrados durante la fase más restrictiva de coronavirus. Caballero defiende que se está “actuando” en favor de los hosteleros con campañas como las luces de Navidad, uno de los periodos grandes para el sector.

 

Compartir el artículo

stats