La imposición de restricciones no conlleva una mejora inmediata en la incidencia del virus, hay que esperar unos días para que comiencen a hacer efecto. La Consellería de Sanidade decidió cerrar Vigo, junto con las otras ciudades gallegas, desde el pasado viernes a las 15.00 horas hasta, al menos, el próximo martes, para restringir al máximo la movilidad durante estos días marcados por las festividades de Todos los Santos y Difuntos. No solo eso, sino que también prohibió los encuentros sociales y solo puede haber reuniones en la ciudad de personas que convivan juntas. La idea es evitar la transmisión del virus durante estos días. Por eso, en los datos facilitados por el Sergas ayer y que se refieren al pasado viernes, no se refleja ninguna mejora. Es más, se vuelven a batir récord de contagios: 214 en un solo día. En ello tienen mucho que ver la cantidad de pruebas PCR que se están haciendo en los laboratorios del Chuvi: en una jornada se superaron los 3.000 test, de los que el 9,5% fueron positivos. 

Este nuevo récord de contagios diarios provoca que se marque un pico máximo de personas que tienen la infección activa y que rozan ya los dos millares. Son en concreto 1.924, casi el doble que en las jornadas más duras de la primera ola, que alcanzó un máximo de 1.027 casos activos el 9 de abril. La segunda onda, por tanto, está siendo mucho más virulenta en el área sanitaria de Vigo. Hay 63 personas hospitalizadas en planta, mientras que ocho están en las UCI de alguno de los hospitales vigueses. 

Semáforo

El semáforo de la Xunta, que mide el nivel de alerta de cada municipio, también sufrió ayer importantes variaciones, y no precisamente a mejor. Cuatro municipios (A Guarda, Baiona, A Cañiza y Mos) subieron al nivel de alerta máxima (con más de 21 casos confirmados en la última semana), por lo que ya son trece municipios en el área sanitaria, Vigo incluido, que están en el nivel máximo de emergencia por el coronavirus. Las otras novedades son que la Xunta ya coloca en el primer nivel de alerta a O Rosal y Mondariz, situación a la que regresa Salceda de Caselas, mientras Gondomar reduce un nivel su alerta y se coloca en naranja, con entre 14 y 21 casos los últimos siete días, junto a Fornelos de Montes y Tomiño. 

Respecto a los centros educativos de Vigo y su entorno, los positivos ya ascienden a 272 y hay doce aulas cerradas.