La Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) ha confirmado la condena de 11 años y cuatro meses de cárcel impuesta por la Audiencia Provincial de Pontevedra al empresario portugués que el 2 de mayo de 2016 golpeó con una maza en la cabeza a su mujer en el interior de la habitación de un hotel de Vigo. El tribunal considera probado que el imputado pretendía acabar con la vida de la víctima al atacarla “por sorpresa y por detrás” cuando estaba “desprevenida” en el baño. Por ello, fue condenado como autor de un delito de asesinato en grado de tentativa.

El Superior acoge el recurso de la víctima, quien solicitaba que, además de la prohibición de aproximarse a ella durante 18 años, se le impusiese durante el mismo tiempo la prohibición de comunicarse con ella por cualquier medio. “La estimación es necesaria, en cuanto implica estrictamente complementar las medidas de protección que resultan de la condena, de los hechos probados, y de su valoración”, indica el TSXG.