Un brote de coronavirus ha afectado a al menos siete trabajadores del hospital privado Povisa. Según fuentes del centro sanitario, están relacionados con las visitas de un familiar a un paciente que también dio positivo en una prueba PCR posterior. Además, también hay otros seis empleados del hospital infectados, aunque en estos casos no tienen ninguna relación entre sí, por lo que no están infectados a causa de ningún brote. En total, hasta el momento, hay trece trabajadores de Povisa contagiados. De la situación informó ayer por la mañana la CIG y la coalición entre los sindicatos CGT y SGPS. Los representantes sindicales reclaman personal fijo en cada planta para evitar rotaciones que aumentan el riesgo de contagio, y que el personal adscrito a la zona Covid sea siempre el mismo, lo cual, explican, pasa necesariamente por un aumento del número de empleados.

Los sindicatos alertan de que los trabajadores están “extenuados” y aseguran que han solicitado reuniones con la gerencia del Sergas, con la Consellería de Sanidade y con la dirección de Enfermería de Povisa, sin haber obtenido respuesta, denuncian, motivo por el cual han decidido hacer pública esta información. Los sindicatos también han puesto varias denuncias ante la inspección de Trabajo “por la falta de equipos de protección individual adecuados”.