El BNG llevará al Parlamento gallego las denuncias de CIG y CUT sobre la aplicación de medidas anti-Covid en la factoría de PSA en Vigo “a costa de los tiempos de descanso” del personal y reclamará a la Xunta que “vigile” la implementación de este protocolo y “escuche” a los representantes de los trabajadores. Lo anunció ayer el concejal Xabier Pérez Igrexas tras una reunión con los representantes de estas dos secciones sindicales en la que también participó, de forma telemática, la diputada Carmela González.