Un hombre de 48 años fue detenido por la Policía Local tras rondar el domicilio de su expareja, a la que había agredido días antes. Ocurrió el sábado, cuando una mujer alertó de que su exnovio, a quien había denunciado días antes después de que la golpease, la amenazase y la insultase, se encontraba cerca de su domicilio. La víctima rompió con el hombre, contó, tras comprobar que consumía drogas de forma habitual y que solía portar navajas, así como que en una ocasión había visto un arma en su domicilio.