SUSCRÍBETE

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Marta Fernández-Tapias, delegada territorial de la Xunta

“Me preocupa la gestión de la pandemia; no queremos vivir en la confrontación”

“Consolidar el área metropolitana que dinamitó el alcalde en 2016 es fundamental para todos”

Marta Fernández-Tapias, ante la sede de la Xunta en Vigo.

Marta Fernández-Tapias, ante la sede de la Xunta en Vigo.

Se declara “viguesa por los cuatro costados, lo llevo en el ADN”, y afronta el difícil reto de tratar de contrarrestar la hegemonía del alcalde, Abel Caballero, azote de la Xunta desde hace años. Marta Fernández-Tapias cumple poco más de un mes como delegada territorial y aboga por “la mano tendida” con el Concello. En cuanto a la situación del PP vigués, evita situarse como “alcaldable”. De momento.

–¿Tras un mes en el cargo, ya tendrá claros los objetivos de su trabajo al frente de la delegación?

–Lo que hemos hecho desde el primer día es tomar contacto con todas las asociaciones, colectivos, empresarios, sociedades... para escuchar sus necesidades en estos momentos tan complicados. Es importante tomar el pulso de cómo están las cosas. Atravesamos no solo una pandemia sanitaria, sino también económica y hay que equilibrar con acierto todo eso para poder salir de la mejor manera posible.

–Y después de tomar el pulso social y económico de Vigo, ¿qué retos tiene la ciudad por delante?

–Desde luego, nuestro objetivo, como siempre ha sido, es estar al lado del ciudadano. Hay que tener en cuenta que la administración autonómica es la que presta los servicios más esenciales: sanidad, educación, servicios sociales... y todo ello se refleja en una inversión muy importante. Desde que Alberto Núñez Feijóo es presidente, hace algo más de diez años, se han invertido en Vigo más de mil millones de euros. Es el presidente que más ha invertido en Vigo, y no solo eso, también hay apoyo a las familias, los planes de empleo en automoción, en naval... Todo esto son las políticas de la Xunta en Vigo y tenemos que seguir poniéndolas en valor, que los ciudadanos conozcan de primera mano esta gestión y, sobre todo, escuchar sus demandas, en especial en estos momentos tan complicados, para trasladarlas a Santiago.

–El área metropolitana está integrada por Vigo y otros trece municipios, pero ese ente no acaba de salir adelante.

–Nuestra preocupación es Vigo y su área metropolitana y creemos que las sinergias entre los concellos son fundamentales y debemos crear por fin una gran área metropolitana que dinamitó el alcalde Abel Caballero en 2016, negándose a integrar el transporte urbano. Cuatro años después los tribunales le han dicho que para poder constituir esa gran área que beneficiaría a Vigo y a todos los municipios de alrededor, lo fundamental es integrar ese transporte porque lo dice la ley y una sentencia. Esperamos que el alcalde de Vigo haga lo que tiene que hacer, que es cumplir con el convenio que firmó.

–¿Atisba usted alguna manera de reconducir las relaciones entre ambas administraciones, ahora tan tensas?

–Yo lo he intentado y desde la Xunta tenemos la mano tendida porque creemos que es fundamental el diálogo por el beneficio que supondría para todos los vecinos de Vigo y del área. Es básico que haya una coordinación y un diálogo entre las diversas administraciones. Pero siempre nos encontramos con la confrontación, las mentiras, que se dicen muchas, sobre lo que hace la Xunta en Vigo. Y nosotros no queremos vivir en la confrontación. Yo lo he intentado personalmente. He llamado al alcalde para reunirnos, le he mandado una carta para que nos sentemos a hablar de los temas importantes de Vigo, que es nuestra obligación. Pero no parece que tenga mucho interés.

–Pero el alcalde no se ve en absoluto penalizado y sí el PP.

–Es posible que a él le resulte rentable, pero no así a todos los vigueses y viguesas, eso desde luego, y también es verdad que no puede estar todo el día peleado con todo el mundo, que es lo que hace. En mi cargo anterior como directora xeral de Administración Local, tuve relación con los 312 concellos restantes y en ningún momento tuve una situación como esta. Y precisamente ocurría lo contrario: al trabajar conjuntamente se obtienen mejores resultados para los ciudadanos.

–El vicepresidente primero, Alfonso Rueda, es de Pontevedra; el segundo, Francisco Conde, no tiene vinculación con Vigo, ciudad que solo acaba de incorporar al conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña. ¿Tiene la primera urbe de Galicia el peso que le corresponde en el Gobierno autonómico?

–Lo importante es el compromiso de la Xunta con Vigo. Eso es evidente, está ahí, se puede ver en todas las inversiones hechas en los últimos años. Es un aval, más allá de personalismos y Vigo prospera con esos proyectos del gobierno gallego, que hacen que la ciudad sea la primera urbe de Galicia.

–¿Cuál cree que es la mejor virtud de Vigo?

–Vigo es una ciudad de emprendedores, de gente trabajadora, una ciudad que conozco bien porque soy viguesa por los cuatro costados, es indiscutible porque lo llevo en el ADN y es una ciudad en la que la gente sabe muy bien como tienen que trabajar, estamos a la cabeza en industria y esa es una de las virtudes fundamentales.

–¿Algún defecto tendrá, también?

–Tendría que buscar mucho para encontrar un defecto a Vigo.

“No están en mi cabeza los cargos orgánicos”

–Usted reemplaza a Corina Porro, que llegó justo después de la debacle electoral del PP en 2019. ¿El cargo que ahora ocupa podría interpretarse como el de líder de la oposición al alcalde? –No, en absoluto. Vengo a gestionar la actividad de la Xunta, soy su cara visible en Vigo y ese es mi cometido. –Pero hay quien piensa que esta podría ser una plataforma para su paso a la presidencia local del partido primero y a la candidatura a la Alcaldía después. –A la gente le encanta poner etiquetas, pero lo que a mi me ocupa y preocupa es la gestión de la Xunta, la gestión de la pandemia sanitaria y económica y no creo que ahora debamos de meternos en esas especulaciones que a día de hoy no inquietan a la gente, ni es el momento de entrar ahí. –¿Ni se lo plantea, ni lo descarta entonces? –Ahora estoy centrada en preocuparme de la situación de los ciudadanos y ciudadanas y gestionar como delegada de la Xunta en Vigo. En mi cabeza no están los cargos orgánicos ni nada por el estilo. –Poco antes de su nombramiento, el PP local puso otros nombres sobre la mesa para el cargo. ¿Cómo la ha recibido a usted la agrupación? –Esos son comentarios de algunos, pero el partido está unido y eso es lo que tenemos todos en la cabeza. Mi designación ha sido perfectamente acogida por todos los miembros del partido y tengo el apoyo de todos.

“Los vigueses deben tener claro el trabajo de la Xunta”

–Dice que los ciudadanos deben conocer esta gestión. ¿Se tiene entonces la sensación de que los vigueses no lo valoran? –Lo que queremos es acercar la Xunta de Galicia al ciudadano, a todos los vigueses, porque por mucho que se empeñen desde otras administraciones en negar las inversiones de la Xunta en Vigo están ahí, solo hay que salir a la calle para verlas. Tenemos ahí, en ejecución, la Cidade la Xustiza, la estación de autobuses o el albergue de peregrinos de O Berbés, entre otras, y ya en servicio, el Hospital Álvaro Cunqueiro. ¿Qué sería de esta ciudad sin este centro para la gestión de la pandemia? Ha sido un ejemplo desde el principio y pionero en procedimientos como el auto-Covid o de cribado por saliva, que se copian en el resto de España. –Pero ¿si se marcan ese objetivo es porque lograr el reconocimiento de los vigueses a la Xunta es aún una asignatura pendiente? –No lo considero un objetivo ni que los ciudadanos desconozcan la gestión de la Xunta. Hay que recordar que el PP en Vigo es el partido más votado en las elecciones autonómicas y la gente confía en Feijóo. No es que no se llegue sino que, como se niega desde otras administraciones el trabajo, la inversión y el esfuerzo de la Xunta en Vigo, lo que tenemos es que explicárselo bien a los vigueses para que lo tengan claro. Y estoy segura de que lo saben, porque si no no hubieran vuelto a elegir a Feijóo como presidente. –Reconocerá, aún así, que la pelea por la Alcaldía es una espina clavada en el corazón del PP. –Es innegable que Abel Caballero ha ganado las elecciones municipales, pero estamos hablando de la Xunta de Galicia, cuya gestión se juzga en los comicios autonómicos y a lo que me refiero es a las de este año, con un reconocimiento real de los vigueses a la gestión de la Xunta.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats