Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las personas con discapacidad mental reconocida se disparan un 23% en la ciudad en dos años

Son alrededor de uno de cada cuarenta residentes en Vigo | La subida responde a una mejor diagnóstico de estas patologías

El avance en el diagnóstico de enfermedades mentales está teniendo su reflejo en el reconocimiento oficial de discapacidad en las personas que lo padecen. Así, solo en dos años, la Xunta ha certificado en el municipio de Vigo un 23% más de estos casos, mientras que el resto de discapacidades se mantienen estables o, incluso, retroceden.

En el municipio de Vigo residen 27.846 personas con algún tipo de discapacidad. Algunas, con más de una. De hecho, los servicios de la Consellería de Política Social ha concedido, hasta el momento, casi cuarenta mil certificaciones por este motivo –39.868, en concreto–. La física sigue siendo la más habitual –con 21.814 casos reconocidos–, pero los expendientes de enfermedad mental o rara se afianzan en segunda posición tras pasar de 6.002 en el año 2017 a 7.391, el año pasado.

Estos datos tienen en cuenta el municipio que el solicitante de la certificación ha especificado como lugar habitual de residencia y como no existe un censo de este tipo, sino solo de empadronados, no se puede hacer una proyección exacta de qué porcentaje de la población tiene reconocida una discapacidad. Sin embargo, se puede hacer una aproximación con los datos del padrón. Así, alrededor de uno de cada diez habitantes de la ciudad tiene una o varias discapacidades reconocidas. Y uno de cada cuarenta, tiene certificada una mental o por enfermedad rara.

En general, los expedientes más abundantes son los que reconocen un grado de discapacidad menor al 65%. Son alrededor de la mitad –21.460–. Lo mismo sucede en los casos de salud mental, con 3.681 de los 7.391 totales. Y también son los que más aumentan, un 34%. Llama la atención el incremento que, en este nivel, experimentan los referidos a niños y adolescentes menores de 16 años. Suben en 246 en dos años, hasta los 599.

Uno de cada cinco –1.456– tienen certificado el mayor grado de discapacidad mental, más de un 74%. Son, principalmente, casos de demencias, esquizofrenia o trastornos que se han convertido en crónicos y resistentes a las terapias y, por lo tanto, complican mucho la autonomía de estas personas. Entre ellos hay 30 casos de niños. Son más del doble que dos años antes –en 2017 había 13–. Aunque la gran mayoría, son mayores de 65 años. son 1.100, una cifra que se mantiene relativamente estable –160 expedientes más desde 2017–, si se tiene en cuenta el envejecimiento de la población.

Salvo en este grado de discapacidad, el mayor, el grupo de edad mayoritario es el que abarca de los 16 a los 64 años, pero es que también es el más amplio.

El jefe de Salud Mental del Complejo Hospitalario Universitario de Vigo (Chuvi), el doctor José Manuel Olivares, explica que “lo positivo es que cada vez se reconoce más” la discapacidad por una enfermedad mental. Señala que, tradicionalmente, las personas con estas patologías han tenido más problemas para conseguir este certificado de la Administración que las que padecen limitaciones físicas o sensoriales, cuando hay algunos casos en los que “incluso tareas muy sencillas les cuestan muchísimo”.

Son 5.672 los residentes en Vigo que padecen una discapacidad sensorial –deficiencias visuales y auditivas– y 4.991, los que tienen reconocida una intelectual.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats