Solo resta una semana para la celebración del día de Todos los Santos o Día de Difuntos, que ocupará las jornadas del 30 y 31 de octubre y 1 y 2 de noviembre; momento en el que los ocho cementerios municipales de la ciudad se llenan de familiares para honrar a sus muertos. Hasta Pereiró se acercó ayer el alcalde Abel Caballero, quien ya este pasado viernes aconsejó adelantar a este fin de semana las visitas a los camposantos para evitar aglomeraciones y favorecer la expansión del virus. Durante dichas jornadas, el horario de entrada a los cementarios será entre las 09.00 y las 18.30 horas de forma ininterrumpida.