La Sección Sexta de la Audiencia Provincial de Pontevedra, con sede en Vigo –especializada en materia civil– se vio obligada a cerrar ayer sus puertas al público debido a la confirmación de un positivo por coronavirus de una de sus trabajadoras. Tal y como han informado fuentes sindicales, se trata de una funcionaria adscrita a esa sala que empezó a encontrarse mal el pasado lunes. “Llegó por la mañana y poco antes de las 09.30 horas se marchó porque ya se encontraba con molestias”, comentan estas fuentes. Cuatro días después y tras la realización de la correspondiente PCR, se reafirmó el contagio.

Esta circunstancia obligó al cierre del órgano y al consiguiente aislamiento de todo el personal de la sala: los cuatro magistrados, la Letrada de la Administración de Justicia –nueva denominación de los secretarios judiciales– y siete funcionarios, incluidos la infectada. Los doce deberán permanecer en cuarentena hasta el próximo 30 de octubre.

En cuanto a la carga de trabajo que soporta esta sala, fuentes judiciales han confirmado que los magistrados continuarán, previsiblemente y ante la posibilidad de hacerlo, trabajando en casa por lo que seguirán dictando sentencias. En cuanto a los funcionarios, se desconoce si cuentan con el programa hábil para tramitar los recursos que a diario reciben. Al tratarse esta sección civil de la Audiencia de un órgano que no tiene actividad diaria en sala no se suspenden juicios pero sí está previsto que se aplace una deliberación que tenían fijada para mediados de la próxima semana.

Ante esta situación, y para que la operatividad de la sala no se viera resentida, desde Pontevedra, el secretario coordinador estableció un protocolo para dotar de atención a esta Sección Sexta. Así, la Letrada judicial de la sección penal de la Audiencia de Vigo –la Quinta– asumirá este cargo en una extensión de funciones tramitando, por ejemplo, el requerimiento de poderes o escritos de medidas cautelares o urgentes como pueden ser las impugnaciones o recursos a internamientos psiquiátricos procedentes de los tribunales de Familia.

A mayores, las dependencias contarán con un auxilio judicial que se encargará de atender cualquier necesidad o asunto que entre en el órgano.

Otros casos

Esta circunstancia no es nueva en los juzgados de Vigo y ya son varias las salas o áreas en las que se han registrado positivos por coronavirus.

El primero del que se tuvo conocimiento fue el de una funcionaria del Juzgado de lo Social 6. Aunque otra sala de esta jurisdicción se clausuró temporalmente en marzo por esta situación, en aquella ocasión fue por el contagio de un familiar de un trabajador.

Otro brote afectó a una fiscal del área, lo que motivó la realización de PCR a todo el personal de la Fiscalía a finales de julio. El más reciente fue el de la magistrada de un juzgado de Primera Instancia. En este caso, tal y como denunciaron sindicatos como AXG-CUT no se realizó test PCR a la plantilla de la sala, sino solo se procedió a una desinfección de la misma. El colectivo pide la realización de las pruebas a todo el personal de esta Sección Sexta ya que la movilidad de estos trabajadores por todos los juzgados es “total” para “llevar documentación”.

Tres cuartas partes de la población del área sanitaria están en nivel naranja o rojo de incidencia

El área sanitaria solo sumó ayer diez nuevos pacientes en fase activa de la infección Covid-19. Son 1.005. Los 61 curaciones compensaron en gran medida los 71 nuevos diagnósticas. Esta última cifra es algo más baja que en los dos días precedentes, pero sigue siendo alta. Los concellos en el nivel máximo de incidencia bajaron ayer a cuatro –Cangas, Nigrán, Salvaterra y Tui–, al regresar O Porriño al naranja. Redondela, en cambio, empeora y se pone a la misma altura. En este peldaño y permanecen Vigo, Gondomar y Mos. Entre los nueve, reúnen al 75% del más de medio millón de habitantes del área. Aunque la situación ha empeorado drásticamente en la última semana, Vigo es, junto a A Coruña, la única ciudad gallega que no está en rojo. Uno de los brotes que se declaró en la urbe en los últimos días fue en el buque Monterocío. Han dado positivo el contramaestre, el cocinero y un marinero. Estaba prevista su partida ayer, pero toda la tripulación ha sido confinada en sus domicilios. El pesquero partirá el domingo con una nueva y tras una desinfección por parte de Plagal.. En cuanto a los centros educativos, los positivos siguen en ascenso, como en el resto de la comarca, pero de forma muy paulatina. Ayer se comunicaron 9 más, hasta los 139. Hay siete clases confinadas. En el mes y medio de clases, no ha habido ningún brote dentro de sus instalaciones. Tras la curación de todos los internos afectados en la residencia viguesa de Santa Marta, el único geriátrico con usuarios afectados en el área sobre el que informaba ayer la Consellería de Política Social es la de Salvaterra. Tras el cribado de sus 107 mayores, se confirma el negativo de 82. La gerente del centro, Emma González, cuenta que los 25 usuarios afectados están asintomáticos o con algún síntoma muy leve. Cuenta que Medicina Preventiva del Chuvi llama a diario y hay un geriatra asignado que les visita frecuentemente. Destaca la labor de la plantilla, en la que hay otros tres positivos. “Ni uno solo se ha echado atrás ante esta complicada situación. No ven el reloj ni los días libres. Se desviven por los mayores. No se puede guardar el metro y medio de distancia para ducharlos, darles de comer o cambiarles el pañal y aquí nadie flaquea”, aplaude.

La Favec pide ayudas para mantener la actividad cultural

La Federación de Asociaciones Vecinales de Vigo Eduardo Chao (Favec) advirtió del posible “naufragio” de estas entidades y de su esfuerzo por mantener los “barrios vivos”, si no reciben apoyo “urgente” de las administraciones para evitarlo. Representantes de los distintos colectivos vecinales pidieron la exención fiscal por falta de actividad hasta que se puedan reanudar sus actividades con normalidad. También demandaron “ayudas eficaces y urgentes” a la vecindad y al movimiento cultural para no agotar sus recursos durante la pandemia. Además, solicitan la dotación de recursos técnicos y humanos a asociaciones, grupos tradicionales y agrupaciones, para la realización de actividades en linea, conciertos y otros eventos, a través de plataformas webinar, streaming... En este sentido, la Favec ha insistido en la importancia de la adopción de medidas "seguras y garantistas en el ámbito sanitario" que permitan retomar la actividad cultural de Vigo y evitar "dejar en la estacada" a los cientos de formadores que la llevan a cabo.

El Concello cierra las escuelas deportivas y aplaza conciertos

Ante el empeoramiento de la situación epidemiológica y para cumplir con las normas sanitarias de la Xunta, el Concello de Vigo decidió ayer la suspensión temporal del programa municipal de Escuelas deportivas mientras estén vigentes las nuevas restricciones. También ha optado por suspender los conciertos de bandas de música y corales de los próximos 15 días, que se reprogramarán cuando la situación mejore. Además, tras constatar “cierta relajación” en el cumplimiento de la normativa por parte de la ciudadanía el pasado fin de semana –con medio centenar de fiestas privadas–, la Policía Local reforzará la vigilancia durante este. “Los vamos a coger y a multar”, advirtió el alcalde de Vigo, Abel Caballero, a los “incumplidores”. Por su parte, Marea de Vigo ha anunciado que presentará una moción en el próximo pleno en defensa del sistema público de salud, elaborada por la plataforma SOS Sanidade Publica. En ella, solicitan a la Xunta que aumente el presupuesto sanitario y ponga fin a las restricciones de acceso a los centros de salud.