Hace 130 años | 23-10-1890

Cobro de impuestos

La Comisión de Hacienda seguía trabajando en las cuentas municipales. Y llegaban las sorpresas. Una de las más llamativas eran las más de 600 pesetas, que era una importante cantidad en aquella época, que no se habían ingresado en concepto de varios impuestos. Por lo tanto, todavía se tendrían que pasar al cobro a los establecimientos y también algunas empresas. Con estos detalles quedaba demostrado que la gestión económica de los otros responsables municipales no había sido la mejor. Todas las cuentas pasarían a partir de ese momento por el pleno municipal.

Comisión de festejos

El pleno municipal aprobó la constitución de una comisión de festejos que comenzara a elaborar un plan para la edición del verano siguiente. De esta forma, según se decía en el Decano, tendría tiempo suficiente para trabajar y sobre todo para recaudar dinero. Cubrir el presupuesto de las fiestas se había convertido en el gran problema de los organizadores todos los años.

Hace 100 años | 23-10-1920

Jefe de bomberos

Quedó establecido que el jefe instructor de bomberos cobraría una asignación anual de 3.500 pesetas. Estos datos figuraban en el plan de reorganización de este departamento que había sido aprobado en el pleno municipal. Quedaban por establecer otros salarios. Los nuevos bomberos, que debían pasar por un periodo de selección, debían tener entre 22 y 45 años. Superar un examen físico y otro escrito eran las dos condiciones que se requerían. El servicio de bomberos no se encontraba regulado. El Ayuntamiento de Vigo acordó con varios ayuntamientos de la comarca y la Diputación de Pontevedra la puesta en marcha de uno coordinado.

Compra de aceite

El Ayuntamiento de Vigo solicitó a la Junta de Subsistencias 66.000 litros de aceite. Era parte de la partida que había adquirido la entidad para evitar que se vendiera a un precio superior al normal. Los responsables municipales justificaban su petición en que sería distribuido entre los vecinos y repartido de igual manera.

Hace 50 años | 23-10-1970

Regulación en el suministro del agua

Comenzaba a regularse el servio de abastecimiento de agua debido a los numerosos problemas que había en el suministro a causa de las obras y la sequía. Así, los barrios de Coia, Bouzas, Casablanca y Teis, y también la calle Tomás Alonso, no tendrían agua entre las siete de la mañana y la una de la tarde. Los responsables municipales destacaban que se había dado un gran impulso a las obras de traída desde el río Oitavén, pero que todavía no se había alcanzado el caudal mínimo para poder abastecer a toda la ciudad.

Prestigio de la conserva

La Feria de la Conserva de Murcia contaba con una amplia representación viguesa. Casi todas las fábricas de la ciudad y su comarca acudieron a una de las citas más importantes de la temporada en el sector. El Decano destacaba el prestigio del producto vigués en una feria de carácter internacional. Las conservas se exportaban también en grandes cantidades a través del puerto de Vigo.