Un vecino de Nigrán afronta dos años y medio de cárcel por encargar unas obras de demolición y posterior construcción de una casa. El fiscal señala que los trabajos carecían de licencia y el suelo es rústico. También se acusa a la constructora a la que se encargaron las obras: le piden dos años y medio de inhabilitación y multa de 27.000 euros.