Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

GRAN VIGO

Los pediatras comprenden a los padres, “pero no ir a clase es una medida muy excepcional”

Ante los casos de absentismo escolar por temor al Covid, afirman que “el riesgo no está en las aulas, sino al salir” | Admiten que es complejo, pero muy pocas patologías lo justifican

Mascarillas en una aula del colegio Labor, en Vigo

Mascarillas en una aula del colegio Labor, en Vigo Alba Villar

La negativa de las familias a llevar al colegio o al instituto a sus hijos con problemas de salud por si se infectan de Covid-19 o se lo contagian a convivientes de riesgo solo puede estar avalada por un certificado de un facultativo. Así lo advierte la Consellería de Educación y ahora los pediatras: los profesionales consultados por FARO aseguran que “solo” se redactan informes médicos para justificar las faltas de asistencia en casos “verdaderamente excepcionales”. Por lo tanto, de no contar con el visto bueno expreso de los profesionales sanitarios, los progenitores podrían enfrentarse al protocolo de absentismo.

Juan Manuel Sánchez Lastres, pediatra, jefe de servicio en el centro de salud de Chapela y expresidente de la Sociedad de Pediatría de Galicia, es uno de los médicos que participan en la elaboración de los nuevos protocolos para atender y prevenir casos de Covid-19 en los centros escolares. Deja claro que debe ser el facultativo el que decida si el alumno puede ir o no a clase y reconoce que es un tema “muy complicado” al tratarse de una coyuntura totalmente anómala, por lo que entiende el “temor” que muestran los padres y las madres en este inicio de curso tan atípico y su voluntad de que se active la teledocencia. Destaca que hay “pocos casos” que justifiquen el absentismo. “Se trata de situaciones muy excepcionales: menores con asma grave mal controlada o con inmunoterapia, por ejemplo”, explica antes de concretar que, para decidir qué enfermedades privan a los menores de acudir a clase en pandemia, recurre a un documento publicado en agosto por la Asociación Española de Pediatría que incluye en este abanico a pacientes con función pulmonar reducida, en espera de trasplante de pulmón o trasplantados o que hayan presentado un debut o brote de enfermedades autoinmunes como LES, dermatomiositis juvenil, esclerosis sistémica o artritis idiopática juvenil de inicio sistémico, entre otras.

El pediatra José Medina Pomares, que trabaja en el centro de salud Nicolás Peña, dibuja una radiografía muy similar a la de su compañero. Explica que hay “pocos casos” en los que se pueda justificar el absentismo y que, en las aulas, los menores están “seguros” si cumplen las medidas de higiene y distanciamiento interpersonal. “El riesgo no está en la escuela, sino al salir, que se relajan más en las relaciones sociales, ya sea con familiares o amigos. No ir al colegio o al instituto debe ser la última opción que se tome. En las aulas, no hay mayores complicaciones y ha habido poca afectación. Ahora mismo, es más beneficioso que vayan al colegio, a no ser en casos excepcionales”, relata.

José Medina: “El riesgo no está en la escuela, sino al salir, que se relajan más en las relaciones sociales, ya sea con familiares o amigos"

decoration

Medina Pomares, al que todavía no le ha llegado ningún menor con complicaciones para asistir presencialmente a clase, apunta que la fórmula de la teledocencia o la escolarización domiciliaria “no puede generalizarse” sin un “motivo claro y serio” que lo justifique debidamente. “Si existe ese motivo, nosotros no tenemos problema en elaborar el informe correspondiente recomendando que el menor no acuda al colegio o al instituto. Inspección decide, pero no suele haber ningún problema”, argumenta.

Pilar Martínez, que suma casi 40 años de experiencia en Pediatría, se muestra totalmente de acuerdo con sus dos compañeros: “Dejar de ir al colegio es la última solución que hay que adoptar”. Coincide en señalar que debe ser el facultativo el que valore si el alumno debe quedarse en casa y que son “muy puntuales” los casos en los que la situación impide al joven ir a clase. “Los niños tienen derecho a la educación. Es importante que vayan y cumplan las medidas si el médico no considera que deban seguir las materias a distancia”, manifiesta.

Compartir el artículo

stats