Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La normalidad del tráfico se afianza en la ciudad pero no en sus accesos

Las vías de entrada y salida registran aún un 20% menos de coches

La normalidad del tráfico se afianza en la ciudad pero no en sus accesos

La normalidad del tráfico se afianza en la ciudad pero no en sus accesos Hugo Barreiro

Desde hace meses no existen restricciones para la circulación y es posible transitar en coche sin limitación alguna, pero esta "nueva normalidad" que impone la pandemia del coronavirus todavía tiene sus efectos en el tráfico de Vigo. Mientras el número de coches que circula a día de hoy por el corazón urbano ya es prácticamente similar al de hace un año y está por muy por encima de lo que ocurría a finales de mayo, el trasiego de automóviles para entrar y salir de la ciudad aún está por debajo de los parámetros anteriores al estado de alarma.

El teletrabajo hace que muchas personas de la provincia con su empleo en Vigo ya no usen el coche a diario para sus desplazamientos laborales, lo que, unido a otros factores sanitarios, resta intensidad circulatoria a viales como la avenida de Madrid o el tramo de la AP-9 hacia Alfonso XIII.

Los datos de movilidad que recoge prácticamente a diario el Concello ponen de manifiesto que la intensidad del tráfico actual en esos viales es aún un 20% menor que hace un año.

Así, por ejemplo, en octubre de 2019 entraban en el casco urbano más de 13.000 vehículos diarios por la vía principal de la avenida de Madrid, y se superaban los 18.000 por la vía de servicio. En cambio, a día de hoy no se llega a los 11.000 en el primer caso (un descenso de casi el 18%) ni a 15.000 en el segundo, un 21% menos.

Similar panorama se observa en la AP-9 hacia Alfonso XIII, donde la caída media es de unos dos mil coches diarios.

Lo mismo ocurre con las salidas, donde el descenso oscila entre el 12% y el 22% a lo largo de la misma avenida de Madrid.

En cambio la circulación eminentemente urbano, de desplazamientos dentro de la ciudad, sí afianza su recuperación, que comenzó después del estado de alarma. Un ejemplo son las mediciones en Gran Vía, desde Hispanidad hacia la plaza de España. Hace un año pasaban por ahí 22.600 coches al día, cifra que se repetía en marzo pasado, justo en vísperas del estado de alarma. En los peores momentos de la pandemia cayó a menos de 4.000, pero ya a finales de mayo se superaban los 17.000. A día de hoy, se rozan de nuevo los 21.000 vehículos diarios. Faltan muy poco para que puntos como Gran Vía o la avenida de Castrelos, por ejemplo recuperen la "plena normalidad" circulatoria, una situación que sí ha alcanzado el paso inferior de Beiramar, donde incluso ahora hay más vehículos que hace un año, sobre todo en el sentido hacia Bouzas. En esa dirección se registra ahora un 14% más de intensidad circulatoria que hace un año, mientras que el número de vehículos que circulan hacia Areal es prácticamente el mismo que en octubre de 2019.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats