Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un matrimonio, su hija y la empleada de hogar ejecutados a sangre fría en un chalé

Los otros dos hijos salvaron su vida al huir E Los agentes fueron condenados a 212 años, pero quedaron libres tras solo 19 al derogarse la doctrina Parot

El cuádruple crimen de Nigrán ocurrió en 1994. Dos policías nacionales, Manuel Lorenzo Vázquez y Jesús Vela Martínez, secuestraron en un chalé a cinco miembros de una conocida familia tras acceder a la vivienda la tarde del 31 de enero de 1994 usando su placa. Los intimidaron, maniataron y amordazaron, junto a la empleada de hogar, y los sometieron a vejaciones toda la noche para obtener un rescate, que al principio fijaron en 200 millones de las antiguas pesetas y que finalmente rebajaron a 20.

El empresario secuestrado y entonces vicepresidente del Real Club Celta de Vigo, David Fernández Grande, de 58 años, solicitó a la mañana siguiente, la del 1 de febrero, a un empleado que retirase dicha cantidad y se la acercase a chalé. Así lo hizo. Los agentes se hicieron con el dinero, pero antes de abandonar la casa ejecutaron con disparos en la cabeza al industrial y a su esposa Pilar Sanromán, que tenía 47 años. También mataron a la hija de ambos, Marta, de 23 años, y a la asistenta, Ana Isabel Costas, de la misma edad. Los dos jóvenes hijos varones del matrimonio lograron escapar por la ventana.

Las condenas llegaron en 1996. Los autores de la matanza fueron condenados cada uno a 212 años de prisión. Solo una década después del suceso uno de los ya expolicías, Manuel Lorenzo, obtenía los primeros permisos penitenciarios. Pero lo peor para la familia de las víctimas estaba aún por llegar. Porque en 2013, tras cumplir solo 19 años de cárcel, los asesinos obtenían la libertad. La Audiencia Provincial de Pontevedra acordaba su excarcelación y el licenciamiento definitivo de ambos al quedar sin efecto la conocida como doctrina Parot que el Tribunal Supremo acababa de derogar en atención a la polémica sentencia sobre la materia dictada por el Tribunal Europeo de los Derechos Humanos.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats