Cuatro jóvenes investigadores con una trayectoria destacada y que han desarrollado su etapa postdoctoral en la UVigo se incorporarán a la institución gracias a su programa propio de retención de talento. La convocatoria permite su estabilización con un contrato de tres años prorrogables a otros tres como personal laboral temporal a tiempo completo en la modalidad de investigador distinguido.

Los seleccionados son Sergio Gómez, actualmente investigador Juan de la Cierva en el departamento de Química Física; Marta Conde, personal de doctorado de la Xunta en el de Biología Funcional y Ciencias de la Salud; Iago Pozo, también investigador Juan de la Cierva, además de subdirector de la Escuela de Minas y Energía; y Cristina Delgado, que pertenece al departamento de Ecología y Biología Animal.

Sergio Gómez trabajó durante 5 años en el extranjero antes de regresar a la UVigo, donde se formó, con una beca estatal. Se dedica a la síntesis, caracterización y autoensamblaje de nanopartículas de oro y plata. Actualmente trabaja en fórmulas para dotarlas de nuevas propiedades y utilizarlas en la detección precoz de biomoléculas. Una de sus aplicaciones sería el tratamiento de cáncer mediante hipertermia.

Marta Conde forma parte del Centro de Investigación Mariña (CIM) de la Universidad. Su actividad investigadora se centra en el estudio de los sistemas neuroendocrinos y metabólicos que controlan el apetito en especies de peces de interés para la acuicultura. Y recientemente inició una línea propia enfocada en la regulación hedónica del apetito, en concreto, en la implicación de los sistemas cannabionoide y opioide.

Iago Pozo forma parte del grupo de investigación de Explotación de Minas y, junto con la profesora Teresa Rivas, se centra en la conservación del patrimonio cultural inmueble mediante técnicas mecánicas, químicas o láser. En los próximos tres años, dedicará sus esfuerzos a la limpieza láser de obras de piedra a través de sistemas robotizados, y al proyecto europeo CAPuS para la protección de los murales urbanos.

Y Cristina Delgado, por su parte, seguirá trabajando en la ecología y taxonomía de las diatomeas -algas unicelulares- en ecosistemas marinos y de agua dulce. Ya ha descubierto varias especies nuevas y le interesa profundizar en su utilización como bioindicadores.