De poco les valió la triquiñuela. Dos jóvenes de 24 y 27 años de edad sorprendidos robando en un piso de Travesía de Vigo simularon estar dormidos para evitar su detención. No tuvieron éxito: la artimaña no surtió efecto y acabaron arrestados por la Policía Nacional.

Fue la llamada la pasada madrugada de un ciudadano al 091 la que puso sobre la pista a los agentes: había visto a dos individuos forcejeando en el portal de un edificio. Cuando los policías llegaron se toparon con que en una puerta de la quinta planta había un cartel de obra. Y vieron daños en la cerradura. Parecía atrancada y en realidad lo estaba por la colocación desde dentro de unos caballetes para impedir su apertura.

Los agentes lograron entrar en el piso, que estaba en reformas. Y localizaron en una estancia a los chicos tumbados en el suelo, "haciéndose los dormidos". Además de contradecirse, no pudieron justificar su presencia en la casa y había varios electrodomésticos apilados en cajas. Ambos fueron detenidos.