Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vigo: alta velocidad... pasadas As Burgas

Con el Alvia directo de Pontevedra por Santiago sería la única urbe del Eje sin una línea moderna con Ourense | A diferencia de Santiago y A Coruña, es más rápido el coche

Pasajeros en Guixar. // Marta G. Brea

Pasajeros en Guixar. // Marta G. Brea

Vigo disfrutará de las ventajas de la alta velocidad Galicia-Madrid, pero con una ligera diferencia con respecto al resto de ciudades de la comunidad: sus bondades solo se percibirán pasado Ourense. En lo que al trayecto hasta la ciudad de As Burgas se refiere, Vigo -el municipio más poblado de Galicia- sigue anclado en el siglo XX. Así es ya ahora. Así lo será en el corto plazo. Y así lo seguirá siendo hasta que la variante de Cerdedo, un proyecto millonario que lleva años sobre la mesa, con ligeros avances, pero sin llegar a superar nunca la fase administrativa, se convierta en una realidad palpable.

Entre las principales urbes gallegas solo Lugo afronta una situación similar. La clave de esa "doble" alta velocidad gallega tiene una explicación muy simple: A Coruña, Santiago y Pontevedra -de cuajar los planes de Renfe para dotar de un nuevo Alvia a la urbe del Lérez- disponen de una conexión directa y moderna con Ourense, puerta de salida hacia la meseta. Vigo sigue sin embargo anclado a la anticuada línea del Miño, tan poco competitiva que desde la patronal se reconocía hace poco que hay quien opta por viajar por carretera hasta la estación de Ourense para ahorrar tiempo y tomar allí el tren Alvia que sigue rumbo Madrid.

A la zona norte de Galicia la alta velocidad llegó en realidad hace casi una década, en diciembre de 2011, cuando se estrenó el nuevo corredor entre Santiago y Ourense. La puesta en marcha de los servicio Avant permitió a los pasajeros de A Coruña y Compostela disfrutar de un recorte de tiempos considerable en sus trayectos a la urbe das Burgas y, en consecuencia, a Madrid. Gracias a los S-121 la duración del viaje entre Ourense y Santiago se redujo en casi una hora hasta quedarse en los 38 minutos actuales.

Entre A Coruña y Santiago se recortaría el tiempo de desplazamiento también en unos siete minutos. De 35 pasaba a ofrecerse en 28, un cambio pequeño, pero que para los viajeros con destino Ourense o Madrid se añadía al que se había ganado desde Compostela. En el caso de Ferrol, los Alvia que parten de sus andenes con destino a Chamartín llegan -tras circular por Pontedeume y Betanzos- a A Coruña, donde prosiguen hacia Santiago y la capital ourensana.

Tanto mejoraban el servicio los Avant estrenados en 2011, que la propio Renfe reconocía que aspiraba a ganar 320.000 viajeros en solo un año en el corredor Ourense-Santiago, lo que supondría quintuplicar la demanda de 2010.

La situación es bastante distinta en el sur. La línea del Miño apenas ha experimentado mejoras de calado en los últimos años. Hace cerca de dos décadas algunos cambios permitieron recortar en 15 minutos el viaje, pero expertos ferroviarios explican que desde entonces no se han realizado mejoras que se reflejen en un recorte relevante de tiempos. La consecuencia, a día de hoy, es que el tren -incluso los más rápidos- tardan casi una hora y media en recorrer el trayecto de 130 kilómetros entre Vigo y Ourense. El convoy de la línea del Miño más rápido tarda 86 minutos. En coche se puede viajar entre ambas ciudades en 70, casi veinte minutos menos. Esa circunstancia no se da ni en Santiago ni en A Coruña, donde el tren gana de lejos al coche en eficiencia. Por carretera un compostelano tarda cerca de 70 minutos en llegar a Ourense y un vecino de A Coruña 100. En tren supondría, respectivamente, 38 y 66 minutos. Para un ferrolano, el convoy ya pierde competitividad.

Hasta ahora había dos ciudades de Galicia que padecían las consecuencias de la anticuada línea del Miño: Pontevedra y Vigo. Renfe estaría estudiando sin embargo una nueva frecuencia Alvia directa con Madrid que arrancaría desde la urbe del Lérez e iría hasta Ourense previo paso por Compostela, sin transbordos, en un mismo y único servicio directo. A día de hoy, Renfe ya ofrece esa posibilidad a los pontevedreses, pero con un billete combinado que les obliga a coger un tren en su estación, bajarse en Santiago y subirse a un segundo convoy que los lleva hasta Ourense. Incluso así, el trayecto se queda en 78 minutos, mucho menos que los 128 que tardan al bajar hasta Vigo en Alvia y proseguir por la línea del Miño. De cuajar los planes de Renfe, el trayecto vía Santiago podría ser incluso más corte, ya que al menos cinco de esos 68 minutos se deben al cambio de tren. Si el nuevo Alvia parara en Vilagarcía, también sus vecinos estrenarían un nuevo acceso directo, sin transbordo.

La alternativa que permitiría a Vigo disfrutar de una conexión rápida y moderna con Ourense, al igual que el resto de ciudades del Eje Atlántico, es Cerdedo, que requiere una inversión de 2.226 millones y que -a pesar de que la propuesta se asumió en la época de Francisco Álvarez Cascos al frente de Fomento- aún no ha conseguido que los planteamientos recogidos sobre el papel se trasladen al terreno, con vías, traviesas y catenaria.

Hasta entonces Vigo tiene dos alternativas: continuar por la vieja línea del Miño o hacerlo a través de Santiago. Ahora mismo, incluso con un transbordo de ocho minutos, la primera opción es solo unos minutos más rápida que la segunda, que implica un rodeo. La explicación es que el Eje Atlántico, que enlaza Vigo con Santiago, sí se ha modernizado. Gracias a la mejora de la infraestructura en abril de 2015, Renfe consiguió recortar sus tiempos de viaje con Pontevedra, Santiago y A Coruña de forma considerable. Compostela significa un mayor tiempo, pero también un trazado más moderno y, a priori, con menos averías que la línea del Miño.

En cualquier caso, los planes iniciales de Renfe no contemplan que los pasajeros de Vigo puedan escoger. Según apuntas fuentes ferroviarias, el nuevo tren Alvia saldría y llegaría a Pontevedra, dejando fuera de la ecuación tanto a la estación de Guixar como la de Urzáiz. Renfe no confirma ni desmiente, pero reconoce que valora "distintas propuestas". "No hay nada definitivo hasta que no se inaugure el tramo de Pedralba", apunta la operadora.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats