Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las citas médicas por teléfono han llegado a Vigo para quedarse

Los centros de salud ganan presencialidad con respecto a la primera ola -Los médicos de familia atienden entre 35 y 40 pacientes al día

Colas, ayer, para acceder al centro de salud de Teis. // Marta G. Brea

El área viguesa, antes de la pandemia, estaba a la cabeza de las gallegas en uso de consultas telefónicas en los centros de salud. En 2019, superaba por poco el 10% en conjunto en las diferentes categorías -en torno al 20% en medicina de familia y enfermería-. El Covid-19 convirtió una opción voluntaria para el paciente en un paso casi obligado en el que el sanitario valora si el usuario precisa o no esa atención presencial, con el objetivo de evitar que coincida mucha gente en las salas de espera. Esto llevó a que, el pasado mes de abril -el primero afectado íntegramente por el coronavirus- este porcentaje se disparara hasta el 66%, quedando un 30% para el cara a cara y otro 1,6% para domicilios. En esta segunda ola, Atención Primaria ha recuperado presencialidad -un 45% en el mes de septiembre-, pero la atención a distancia sigue siendo la mayoritaria, con un 52% de las citas.

Pero el sistema tiene sus problemas. Por el que más se quejan los usuarios es la dificultad para contactar por teléfono con el centro de salud, por lo que no queda otro remedio que acudir en persona. Las colas ante los mostradores de Administración, que se prolongan por el exterior, se han convertido en algo habitual. La directora de Atención Primaria, Elena Lorenzo Llauger, explica que trabajan para mejorar esta accesibilidad. "Si tenemos tres líneas y antes entraba una llamada cada dos minutos, ahora son cinco o seis a la vez y se colapsa", describe. Entonces, salta el sistema automático de citación y "el paciente tiene la sensación de que nadie le atiende".

La doctora Lorenzo explica que trabajan para que estas llamadas sean atendidas por el propio centro o la central de llamadas. Quieren reforzar las áreas administrativas también para evitar las colas, en las que mucha gente acude a recoger una documentación que antes les daba el sanitario.

Las agendas de los médicos siguen sobrecargadas. Lorenzo señala que, los de familia, atienden una media de 35 a 40 al día cuando "lo ideal sería que tuvieran 30". Cree que la situación va a mejorar ahora que se ha acabado el periodo obligatorio de disfrute de vacaciones. Profesionales de Primaria admiten que podrá mejorar algo, pero recuerdan que los profesionales, con la pandemia, aún no han disfrutado de los días de libre disposición. Además, en la ronda por centros de salud, el gerente, Jesús Puente Prieto, ha reconocido que no hay facultativos para sustituciones. Los profesionales también recuerdan que hay atenciones que han tenido que dejar de hacer como controles -analíticas, citologías...-, promoción de la salud, prevención, cirugías menores....

En esta situación, la otra línea en la que trabaja el Área sanitaria de Vigo es en evitar a los médicos de familia y pediatras actos que puedan hacer otras categorías, como dar resultados. Lorenzo plantea que pueden ser desde administrativos a enfermeras, odontólogos o matronas. También está sobre la mesa el envío de documentación a través el correo electrónico -lo estudia la asesoría jurídica-, el uso de videollamada para algunos pacientes o un mayor uso de la plataforma Telea.

Por otra parte, el Sergas sustituirá viejos teléfonos de los centros de salud, que complican la tarea de los profesionales ya que ni siquiera se pueden poner en manos libres, subir el sonido o ver el teléfono que se está marcando.

Solo tres aulas aisladas

Uno de los tres criterios para ordenar el confinamiento de una población es tener una incidencia acumulada en Covid-19 -el número de nuevos casos detectados- en los últimos 14 días de 500 por cada 100.000 habitantes. El área viguesa no solo está muy lejos de este umbral, sino que lo está mejorando y, ayer, fue el primer día desde el verano que baja de 50. Está en 49.

Con el sexto día consecutivo de bajada de casos activos en el área -22 menos, hasta los 390- se consolida la tendencia descendente. Esta cifra tocó suelo el 10 de julio, con 10 casos. Subió hasta los 514, el 30 de septiembre. Desde entonces, ha caído un 24%.

Se siguen localizando positivos -en el último parte, el Sergas notifica 22 nuevos-, pero a un menor ritmo. Y son más los que se curan -44 entre las 14.30 horas del lunes a la misma hora del martes-. En los hospitales permanecen ingresados 21; cinco de ellos, en UCI. Otra de las buenas noticias la ponen los centros educativos, en los que solo quedan tres aulas en cuarentena. Las tres, en escuelas infantiles.

Compartir el artículo

stats