Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La obra de la Ciudad de la Justicia mete la sexta

Hay plantas con las instalaciones y divisiones ya al 95%

Trabajos y maquinaria en la base del "Pirulí" .

Trabajos y maquinaria en la base del "Pirulí" . // J. Lores

Dar forma a un edificio que deberá acoger a cerca de medio millar de funcionarios y funcionariosbuena parte de la actividad judicial de la comarca no es sencillo. Si el "esqueleto" sobre el que deben trabajar arquitectos y obreros es además una estructura levantada hace más de medio siglo, siguiendo los criterios de la España de la década de 1950, la cosa se complica. Y sin aún por encima es una de las torres más altas de Vigo, el reto exige ya de paciencia, experiencia e imaginación. Desde hace meses los operarios que están reconvirtiendo el antiguo Hospital Xeral en Ciudad de la Justicia se encargan de conjugar esos tres valores a pie de obra. El tener que operar en una torre cerrada les ha obligado por ejemplo a picar a mano más de 10.000 m² de recrecido -el uso de maquinaria quedó descartado por las sobrecargas-, lo que terminó quemando 20 martillos picadores eléctricos. Otra de las sorpresas que se encontraron sobre la marcha fue la necesidad ejecutar algo más de 46.000 perforaciones para reforzar 325 pilares .

A pesar de los imprevistos que van surgiendo en la obra y del efecto del Covid-19, que llegó a paralizar los trabajos durante el estado de alarma -al igual que los del resto de obras- y complicó la operativa por las restricciones a la movilidad y los ERTE de las contratas, la futura Ciudad de la Justicia toma forma poco a poco en el centro de Vigo. Desde el entorno de la obra confirman que los trabajos de refuerzo de la cimentación y pilares están ya prácticamente listos y se apuran las divisiones interiores. Tras detectar deficiencias en los cimientos de la torre, los técnicos definieron una serie de mejoras en mayo y las ejecutaron durante los meses siguientes, entre junio y agosto. El trabajo de refuerzo de los pilares finalizó también en julio, a la espera de acabar las cinco últimas unidades, para lo que antes es necesario retirar el ascensor que está dando servicio a los operarios.

Otro de los trabajos que están avanzados son los núcleos de comunicación vertical, escaleras y ascensores, listos ya en buena parte del edificio. La altura del Xeral complicó también la labor de los operarios, que tuvieron que recurrir a un sistema de tubos para transportar el hormigón -la opción de los camiones de bombeo quedó descartada al no alcanzar las plantas superiores-. Gracias a esa labor en junio se terminaron las escaleras desde la planta P0 a la P19 y la estructura de los ascensores hasta la P9. Los técnicos confían en culminarla en octubre, lo que facilitará a su vez las labores de acabados en las plantas elevadas de la torre. En octubre esperan también finalizar los trabajos de recrecidos estructurales.Construcción del parking

Otro de los puntos en los que trabajan los operarios es la estructura del parking, avanzada hasta aproximadamente la mitad. Su evolución está condicionada al derribo del cuarto de mantenimiento del PAC, labor que arrancó hace varios días tras alcanzarse un acuerdo con el Sergas. A día de hoy la estructura de la plaza ya comunica totalmente las calles Padre Feijóo y Vázquez Varela. En paralelo, los técnicos han dado forma a estructuras prefabricadas para pasar a las carpinterías exteriores.

Con buena parte de las escaleras y la estructura del ascensor ya listos, los operarios se han empezado a centrar en los trabajos de interiores, como las divisiones de pladur y ladrillo que harán posible que los diferentes servicios se distribuyan por la futura Ciudad de la Justicia. En algunas plantas las divisiones e instalaciones están completadas ya al 95% y solo restan los acabados y la carpintería interior. En los puntos más avanzados y donde la instalación ya estaba finalizada incluso se han cerrado los tabiques y falsos techos. Uno de los cambios más visibles en las próximas semanas será el aumento de operarios en la parcela, que pasará de 200 operarios a partir de octubre. El objetivo: cumplir los plazos dados por la Xunta durante su última visita a las obras, cuando apuntó que a finales de año estarán listos los edificios externos y la torre y en 2021 se culminen los revestimientos interiores.

Compartir el artículo

stats