Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La segunda vida más inesperada

Hay un bum de reparaciones de instrumentos musicales recuperados en el confinamiento

La segunda vida más inesperada

El confinamiento despertó la vena artística de los vigueses. Salimos a los balcones a bailar y cantar para amenizar las tediosas jornadas de espera, que parecían eternas; llenamos las redes sociales de actuaciones con micrófono en mano; desempolvamos los pinceles y las acuarelas para volver a alimentar el gusto por la pintura y, con tanto tiempo libre, ya hartos de las nuevas tecnologías, que nos recordaban a cada segundo lo que estaba sucediendo fuera, recurrimos a los trasteros y baúles para recuperar tesoros que, otrora, habían sido fieles compañeros: los instrumentos musicales. Tiendas preguntadas por FARO destacan el bum de reparaciones de guitarras, clarinetes o pianos tras el encierro. El Covid-19 ha reactivado la pasión por el cuarto arte.

José Carlos García es gerente de Élite Musical, negocio ubicado en la calle Condesa Casa Bárcena. Confirma esta tendencia y asegura que se mantiene a día de hoy. "Tenemos bastante trabajo de reparación, un 20% más que otros años. Llegan muchas guitarras y pianos eléctricos: los tenían olvidados y, al recurrir a ellos, se dieron cuenta de que les faltaban teclas o no sonaban bien", comenta antes de destacar que el confinamiento ayudó a mucha gente a valorar la importancia de la cultura. "No todo es salir a la calle y jugar al fútbol. Cuando debes quedarte en casa, saber tocar un instrumento y disfrutarlo es la leche. Es una pena que esta reflexión no esté tan extendida en España, sí lo está en países como Holanda o Alemania, en los que es normal que, en los hogares, haya una habitación de instrumentos", apostilla.

El apartado de las ventas está en el otro lado de la moneda. Y es que, como reconoce, García, van "mal". "No se vende nada. Internet sigue tirando. La realidad es que hay desconocimiento en este tema, porque hay tiendas que venden productos a un precio incluso menor", explica. La paralización del sector, sin orquestas y con un número reducido de conciertos, hace más profunda la herida. Para contrarrestar este efecto, Élite Musical apuesta por un "buen servicio posventa" y una iniciativa "pionera a nivel nacional": "Damos la opción de alquilar el instrumento y, una vez el cliente ha pagado lo que cuesta en total, se lo queda". Además, hay una cabina en la tienda para probar los instrumentos. "No todos suenan igual", detalla.

Misma radiografía hace Juan Fernández, de Midi Musical, establecimiento situado en Celso Emilio Ferreiro. "Se repararon muchos instrumentos que la gente guardaba en casa desde hace años, sobre todo, guitarras, pero también amplificadores o teclados. En YouTube, vieron clases para retomar la actividad y se pusieron a tocar", señala. La parte negativa del negocio viene de la mano de las ventas, que no pintan bien: "La gente no sabe lo que va a pasar, hay incertidumbre laboral y económica, y no gasta mucho, se interesa por cuerdas, por ejemplo, es decir, venta de menudeo. Por eso mismo, acuden a Internet, donde los precios son un 20% más bajos; no podemos competir con eso. Explicamos a los clientes que, en las tiendas pequeñas, hay buen servicio posventa e incluso prestamos un instrumento mientras se arregla el suyo. No reparan en eso", anota.

Lucía Lence, cogerente de Ópera Prima, en la calle Fotógrafo Ángel Llanos, coincide con sus compañeros de gremio. Reconoce que hubo un "bum de reparaciones" después del confinamiento y que, ahora, continúan con bastante trabajo. A la tienda, especializada en instrumentos de viento, llegan, principalmente, clarinetes y saxofones. La actividad en el taller compensa, en parte, el mal momento de las ventas: "Se nota que los profesionales tienen menos actuaciones y es más complicado ensayar. Tenemos una inmensa incertidumbre, pero hay que mantener el optimismo".

Temor a un nuevo encierro

Alberto Gaspar, uno de los encargados de Musical Vigo, en el cruce de Camelias con Romil, confirma no solo el tirón de las reparaciones, también el de las ventas. Su web tiene "mucha actividad" y fue un éxito durante el confinamiento. "Fue una pasada, brutal. Ahora, la gente quiere comprar instrumentos por si hay otro encierro, sobre todo, guitarras y baterías electrónicas".

Compartir el artículo

stats