Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La ESAD arranca el curso con 177 alumnos tras su mejor matrícula en dieciséis años

La Escuela de Arte Dramático de Navia ya acogió en julio pruebas de acceso con protocolos anticovid: acceso con cita previa, mascarillas y grupos aislados

Una de las clases de la ESAD, con los espacios separados para cada alumno.

Una de las clases de la ESAD, con los espacios separados para cada alumno. // José Lores

La Escuela de Arte Dramático de Galicia registra para este curso la matrícula más elevada en primer curso en sus 16 años de historia. Solo le ha quedado una plaza libre. Además, apuesta por la "máxima presencialidad posible" con todas las medidas de seguridad que establecen los protocolos de las consellerías de Educación y Sanidade, en el curso que presentó el miércoles y comenzó ayer con 177 alumnos.

"Ofertamos unhas ensinanzas que implican danza, interpretación ou canto e nas que as prácticas son moi importantes. Cada aula é un laboratorio de expresión. Temos grupos pequenos de alumnos e espazos suficientes. E a nosa idea, se as autoridades o permiten, é ofertar a maior presencialidade posible garantindo todas as medidas de protección e coa axuda da Administración. Ese é o noso desexo", explica el director, Manuel Vieites.

Afortunadamente, la situación de pandemia no ha afectado al interés por estos estudios y la matrícula es la más elevada que ha tenido el centro en nuevo ingreso. "Estamos moi contentos. En Interpretación cubríronse as 28 do primeiro curso. En Dirección Escénica e Dramaturxia , as 12, e en Escenografía, onde se ofertaban as mesmas vacantes, queda unha ", detalla.

Las pruebas de acceso realizadas en el mes de julio ya sirvieron de ensayo para el nuevo curso, que arrancó con muchas medidas de control y sin grandes problemas. Las de Dirección Escénica y de Dramaturxia se realizaron de forma telemática, pero para las de Interpretación se estableció un acceso con cita previa, además del obligado uso de mascarillas , la higiene de manos y la distancia mínima de seguridad. "Utilizamos un aula diáfana de 90 m2 para o traballo de grupos e non houbo mestura entre eles nin se cruzaron nos pasillos. Estas medidas tambén se tomarán cando empecen as clases e xa temos pensados os protocolos de tránsito", añade Vieites.

La ESAD cuenta cada año con una cifra aproximada de 165 alumnos y este año suben a 177. "É un número moi manexable, non temos problemas de espazos e contamos cun bo sistema de ventilación, porque hai moitas ventanas. A nosa situación é de vantaxe. Os grupos son pequenos, de menos de 15 estudantes, e a idea é que o aforo máximo das aulas sexa de 12 persoas. Da mesma maneira que os teatros abriron con distancias, nós podemos funcionar igual. É a nosa obriga intentar sacar o máximo partido do que temos para dar o maior servizo que poidamos", plantea. "A idea é ter o maior nivel de presencialidade, pero tambén dependerá de como evolucione a situación da pandemia", reconoce.

En previsión de esos escenarios más adversos, Manuel Vieites solicitará a la Xunta un curso de formación en teledocencia para el profesorado, que se incorpora hoy a sus puestos de trabajo en Navia, y estudia implantar un plan permanente para la puesta al día en herramientas digitales. "Hai que estar organizados para a presencialidade total e tamén para calquera outra circunstancia"; añade. "Xa aprendimos moito durante o confinamento coas clases virtuais, pero a idea é continuar. Será un curso especialmente relevante no que teremos que aprender a convivir cunha situación non habitual no ensino. Pero hai que tomalo como unha oportunidade para traballar", sostiene.

Compartir el artículo

stats