Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Será un curso cargado de nuevos retos"

El alumnado de 1.º y 2.º de ESO, 1.º de Bachillerato y 1.º de FP vuelve a las aulas con ilusión e incertidumbre - La primera jornada en los IES estuvo marcada por el protocolo y la huelga

Alumnado de segundo de ESO del IES Valadares, ayer a la mañana, entrando en el instituto tras más de seis meses sin clases.

Alumnado de segundo de ESO del IES Valadares, ayer a la mañana, entrando en el instituto tras más de seis meses sin clases. // J. Lores

Con mascarilla, distancias de seguridad, marcas en el suelo, carteles informativos, gel hidroalcohólico en los pasillos y a la entrada de las aulas e ilusión, pero también con mucha incertidumbre ante un año académico con más preguntas que respuestas. Así inició ayer el curso escolar para los alumnos de 1.º y 2.º de Educación Secundaria Obligatoria (ESO), 1.º de Bachillerato, 1.º de FP Medio y 1.º de FP Superior. Su entrada a las aulas, vacías desde mediados del pasado mes de marzo, se produjo una semana después de lo previsto tras las quejas de los institutos por la imposibilidad de adaptar a tiempo la organización de los centros a los protocolos. En una fecha tan especial para miles de jóvenes de la ciudad olívica, no faltó la lluvia a su cita en la segunda jornada del otoño.

Uno de los IES más madrugadores fue el de Valadares. Pasaban algunos minutos de las 8.00 horas cuando ya comenzaron a llegar los primeros estudiantes. Los que mostraron más dudas fueron los del primer curso de la ESO y de Bachillerato, a los que el cambio de etapa les ha pillado en medio de una pandemia global. Raúl Villar, que debutaba en el instituto tras superar la Primaria, aseguraba que era "raro" este comienzo "por la falta de costumbre", aunque le sobraban las ganas e ilusión para afrontar un curso marcado por el patógeno. Confesaba, eso sí, que tiene cierto temor a contagiarse porque convive con su abuela, de 95 años. "No me acercaré mucho a ella, pero si todos hacemos lo que tenemos que hacer, cumpliendo las medidas, no pasará nada", manifestaba.

A unos pasos de él, estaba Icía Costas, compañera de curso, que mostraba una opinión similar. "Supongo que será un año más complicado; al llevar gafas, la mascarilla es más incómoda, agobia algo. No debería haber contagios si todos cumplimos las normas; me da algo de miedo contagiar a mis familiares", explicaba antes de subrayar que tenía "muchas ganas" de empezar esta nueva etapa. Cerca, esperaba Carmen Fernández, también de 1.º de ESO. Preveía un curso "un poco complicado", pero mostraba total confianza en las medidas puestas en marchas por el centro: "Convivo con personas de riesgo en casa, pero el IES tiene todo controlado. Y puede más la ilusión que el miedo. Espero que se les escuche bien a los profesores aunque lleven mascarilla, si no, la tenemos clara".

A Rosalía Villar, de 1.º de Bachillerato del IES Valadares, el Covid le frustró su sueño de estudiar en Estados Unidos: "Lloré mucho". Ya mentalizada, comentaba minutos antes de entrar en su nueva clase que espera un año "normal" dentro de lo extraño que será por la presencia del virus: "Tengo ilusión por volver después de tantos meses, pero también nervios. No tengo miedo a contagiarme yo, sí a contagiar a mi familia, convivo con gente de riesgo; haré todo lo que esté en mi mano para evitarlo". Por delante, nueve meses de aprendizaje en los que la salud, más que nunca, estará por encima del resto de prioridades. Hoy, es el turno para los alumnos de 3.º de ESO, 2.º de Bachillerato, 2.º de FP Medio y 2.º de FP Superior. Mañana, regresa 4.º de ESO. En estos tres días, volverán a las aulas viguesas más de 16.000 estudiantes.

La lección fundamental

Asun Carballo, profesora de Lengua castellana en el IES Valadares, avanzaba a primera hora de ayer que afronta este curso "cargado de retos" con "cierta incertidumbre y respeto", pero también con ilusión. "El nivel académico, en estos momentos, no es lo más importante, sino la salud individual y colectiva. Es la lección más importante que estamos aprendiendo", explicaba.

La representante de los directores de la provincia, Eva López, destacó que la jornada fue "agotadora" en todos los institutos y agradeció el esfuerzo de profesores, trabajadores y alumnos en un primer día determinado no solo por el protocolo, también por la huelga convocada por sindicatos ante un inicio de curso que consideran precipitado.

Compartir el artículo

stats