Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Zona Franca reactiva el proyecto de la central de transportes

El Covid dilató los plazos del futuro "megaparking" para 500 camiones del área, que abrirá en 2024

Zona Franca reactiva el proyecto de la central de transportes

Zona Franca reactiva el proyecto de la central de transportes

La puesta en marcha del megaparking para camiones del área de Vigomegaparking se retrasará al menos un año, hasta 2024. La pandemia y un recurso en el proceso de adjudicación del proyecto, que acabó cambiando de contratista, han dilatado los plazos para la búsqueda de los terrenos, el diseño y la construcción de esta base logística que dará cobijo a más de medio millar de camiones y ofrecerá todo tipo de servicios a los profesionales del sector de la carretera, desde restauración y alojamiento a suministro de combustibles. La Zona Franca prevé firmar la adjudicación en la próxima reunión del comité ejecutivo este mes. El contrato tiene un plazo de ejecución de 4 años y 5 meses.

El centro de servicios al transporte es una demanda histórica del conjunto de la industria viguesa, que lleva esperando más de una década por una solución a las hileras de camiones que por falta de espacios adecuados estacionan a las salidas de los principales polígonos vigueses como Balaídos, el entorno portuario e incluso, en ocasiones, en plena calle en áreas residenciales. El concurso ya había sufrido un retraso inicial para licitar en un solo lote la localización de los terrenos, el plan sectorial y la urbanización, con el objetivo de reducir los plazos al máximo y no perder más tiempo; y porque el auge del comercio online ha multiplicado la demanda de los servicios de paquetería y transporte, por lo que había que adaptar el texto a esta nueva realidad (gigantes de la talla de Amazon o XPO Logistics han abierto nuevos almacenes o ampliando instalaciones para cubrir la subida de la demanda en la comarca).

A esto se ha sumado ahora el Covid, con el tiempo muerto durante el confinamiento, y un recurso entre los licitantes al proyecto que ha acabado con un cambio de adjudicatario. El contrato había recaído inicialmente en la UTE Proyfe-TRN Taryet por 213.000 euros, como recogió este periódico, pero tras la resolución de un recurso, la mesa de contratación ha apostado por la UTE que lideran la ingeniería especializada en logística -que ya trabaja para administraciones como la Xunta y varias autoridades portuarias españolas- Teirlog y el estudio de arquitectura Irisarri Piñera, por un importe de 238.975 euros (IVA ya incluido). Esta alianza de empresas tendrá ahora que localizar un emplazamiento que convenza a los transportistas y a la propia Zona Franca para esta gran base logística, redactar el proyecto sectorial en colaboración con la Xunta y urbanizar un recinto que deberá tener más de 100.000 metros cuadrados de superficie, capacidad para acoger unos 500 tráileres y todo tipo de servicios para los chóferes (alojamiento, restauración y suministro de combustible).

Para el delegado de la Zona Franca, David Regades, es un proyecto estratégico: "El sector del transporte y la logística contribuye al desarrollo y a la mejora de la competitividad de las empresas e influye notablemente en la calidad de vida de un área". Además, considera que el centro, tal y como está concebido, d"ignifica la profesión de camionero" al ofrecerles unos servicios y una seguridad de la que ahora carecen, más allá del propio parking para vehículos.

Pese a que previamente, el Consorcio había seleccionado tres posibles ubicaciones para este megaparking de camiones, dos en Porriño (una superficie en el área PPI-2 junto a la A-55 y la AP-9, y otra en Cans, al lado de la A-52) y una en Vigo (junto a la Avenida Clara Campoamor, dentro del PAU 7 del PXOM 93), está abierto a nuevas opciones. Eso sí, deberán cumplir una serie de requisitos básicos, como unas buenas comunicaciones y la mayor proximidad posible con la factoría de PSA en Balaídos y el Puerto. El centro deberá tener como avanzó FARO una superficie mínima de 10 hectáreas y además de los servicios antes citados tendrá que estar cerrado y contar con medidas de seguridad para evitar los robos de mercancía, uno de los principales problemas a los que se enfrenta el sector del transporte. La Zona Franca confía en que este proyecto pondrá fin a las estampas de camiones estacionados en zonas como Samil o los accesos al Puerto y a los polígonos.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats