Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un año en prisión provisional y sin haber querido declarar nunca ante el juez

La víctima vivía sola en su piso de la avenida de Martínez Garrido, ya que no convivía con su novio. La acusada y su marido habían roto su relación matrimonial cuatro años antes de que ocurrieran los hechos que van ahora a juicio, si bien no habían formalizado legalmente la ruptura, según recoge el escrito de acusación.

La Fiscalía sostiene que la acusada "había decidido matar" a la novia de su ex "simulando su suicidio", para lo que previamente la había seguido en varias ocasiones para conocer sus horarios y rutinas diarias.

El día de los hechos, incide el Ministerio Público, acudió al inmueble donde residía la víctima armada con un cuchillo de cocina de 19 centímetros de longitud, un par de guantes de látex de color azul puestos y otros de lana y una caja de zopiclona, un potente agente inductor del sueño que se receta contra el insomnio.

Desde el momento en el que fue detenida cuando pretendía matar a su víctima, hace casi catorce meses, M.M.B. de unos 50 años de edad, ha optado por guardar silencio. No quiso dar su versión de lo ocurrido en la comisaría, ni tampoco lo ha hecho en todo este tiempo en el juzgado, acogiéndose a su derecho a no declarar, si bien al parecer ya había tenido problemas de agresividad. La víctima, al ser evacuada en ambulancia a un centro sanitario repetía: "Creí que me moría". Su testimonio y el de su vecina, así como el de los médicos forenses, serán claves en el juicio.

Compartir el artículo

stats