Una nueva serpiente requirió los servicios de la Patrulla de Medio Ambiente Rural (UMIR) después de que un vecino de la zona del Aeropuerto de Vigo diese la alarma al encontrarse al reptil en su propiedad.

El ejemplar medía cerca de un metro de largo y ya se ha liberado en su hábitat natural. El rescate se produjo en torno a las seis horas de la tarde del pasado 23 de agosto.