Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El motor vigués capta su primera empresa en 8 años

La compañía, que tiene su sede cerca de Mulhouse, presenta la única oferta para una nave en concesión hasta 2036 en el polígono de Zona Franca - Es la primera firma nueva que capta el sector desde 2012

Modelos Partner fabricados por PSA-Vigo, en Dangel para su transformación a 4x4.

Modelos Partner fabricados por PSA-Vigo, en Dangel para su transformación a 4x4.

La industria viguesa del automóvil está a punto de ampliar su cadena de valor. La compañía francesa Dangel, especializada en la transformación de vehículos comerciales en 4x4 y vinculada a los grupos PSA y Renault desde hace más de 25 años, quiere instalarse en el polígono de Bouzas para prestar sus servicios desde aquí a la planta de Balaídos de la multinacional que pilota Carlos Tavares, según ha podido saber FARO. La suya, a través de la sociedad Automóviles Medemblik, ha sido la única oferta recibida por el Consorcio para el alquiler de una nave de casi 1.600 metros cuadrados en régimen de concesión hasta 2036 que salió a concurso por 1,6 millones de euros, por lo que la operación está casi cerrada. La de Dangel será la primera implantación de una nueva empresa del sector de automoción en Galicia desde hace ocho años.

Dangel es un socio histórico de PSA y cuenta con una planta en Sentheim (Alsacia, Francia), muy próxima a la factoría de Mulhouse. Esta compañía comenzó adaptando modelos tanto de Renault-Alpine como de Peugeot para competición y 4x4 y emplea a un centenar de trabajadores. Hoy en día, la compañía trabaja exclusivamente para PSA y Fiat, distribuyendo sus productos a través de sus redes comerciales, y está considerada un referente mundial en vehículos industriales 4x4. De hecho, entre los modelos que más equipa y transforma Dangel están los comerciales ligeros que se fabrican en Vigo y Mangualde, los modelos Citroën Berlingo, Peugeot Partner/Rifter y Opel Combo, con una cuarta silueta también para Toyota (Proace City).

Esta sería la razón que ha llevado a la compañía francesa a buscar una localización más próxima a la planta de Vigo: acercarse a su cliente con el objetivo de optimizar la logística y reducir costes. Para esta inversión en Bouzas, la empresa ha constituido una sociedad local cuyo administrador único es el director industrial de Dangel, Philippe Medemblik. Y la suya ha sido la única oferta para el concurso lanzado por la Zona Franca para arrendar el módulo 7 de la nave 2 del polígono boucense para los próximos 16 años (que es cuando finaliza la concesión del consorcio). Dangel, como en sus instalaciones de Sentheim, adaptará el espacio para instalar varias líneas en las que cambiar las suspensiones y la cadena de tracción de las furgonetas viguesas para convertirlas en auténticos 4x4, ya que PSA no fabrica vehículos con este tipo de tracción: confía el trabajo a Dangel.

La posición geoestratégica y las ventajas fiscales de la concesión de Zona Franca -por su condición de recinto aduanero: las empresas no pagan impuestos mientras tengan depositadas allí sus mercancías- han sido determinantes para la decisión de la compañía, que aprovechará el entramado logístico de Gefco -el principal operador de transportes del Grupo PSA, que tiene aún una participación del 25% en la empresa- desde Vigo para exportar ya los modelos 4x4 a sus mercados de destino. Hasta ahora, los vehículos fabricados en Balaídos o Mangualde se enviaban primero a las instalaciones de Dangel cerca de Mulhouse para su conversión allí en 4x4, lo que disparaba los costes logísticos por el doble viaje.

La previsible instalación de Dangel supondrá un hito en la historia reciente de la industria del automóvil en Galicia, que había sido incapaz de captar nuevas empresas pese a las dos últimas remesas de lanzamientos en PSA-Vigo, con las que la mayoría de proveedores nuevos optaron por instalarse en el norte de Portugal o en Marruecos. Aunque no será una firma intensiva en mano de obra, Dangel sí reforzará la cadena de valor del sector en un nicho -la transformación de vehículos con tracción delantera o trasera en 4x4- en el que Galicia no tenía mucha experiencia previa. Además, es la primera nueva empresa que capta la región en ocho años con planes de abrir fábrica.

Implantaciones

Hay que remontarse a 2012 para encontrar el último gran proveedor que se asentó en la comunidad gallega: Snop, con una fábrica que ya fue ampliada en dos ocasiones en Porto do Molle, y que se ha convertido en uno de los fabricantes de componentes de productos metálicos por estampación más eficientes del universo PSA. El gran desembarco de compañías auto en el área de Vigo se produjo en el bienio 2005-2006, cuando se instalaron firmas como Denso, Antolín (hoy Lear) o Benteler. Desde entonces, y salvo la excepción de Snop, las nuevas fábricas que abrieron en Galicia pertenecían a firmas ya instaladas, como la propia Benteler o Aludec, aunque también hubo ampliación de instalaciones, como en Denso, Plastic Ominum o Adhex.

Compartir el artículo

stats