12 de agosto de 2020
12.08.2020
Faro de Vigo

Un plan B para contemplar las Perseidas en Vigozoo

Ante las nubes, la Fundación Ceo echa mano de la informática y da pautas para verlas otros días

12.08.2020 | 01:36
Aficionados que ayer fueron a Vigozoo a la sesión de Perseidas.

Setenta y cinco personas se dieron ayer cita en Vigozoo con los dedos cruzados para ver si algún claro entre las nubes les permitía disfrutar de las Perseidas, en una de las noches en las que son más abundantes. La Fundación Ceo Ciencia y Cultura, que organizó en Vigozoo la que ya es la cuarta edición de esta sesión especial de observación, llevaba preparados "planes B" para poder contemplarlas, aunque fuera con medios informáticos y no en directo. Además, les dieron las pautas para poder verlas otra noche con el cielo más despejado.

Y es que, aunque ayer y hoy alcanzan sus máximos, las Perseidas dejan sus estelas en el firmamento desde finales de julio y hasta el lunes 24 de este mes, aproximadamente. Fuentes municipales cuentan que las tres claves son buscar un sitio oscuro, lo más lejos posible de cualquier fuente de contaminación lumínica; tumbarse en el suelo cómodamente, a poder ser, tapados para no coger frío; y estar muy atentos a la bóveda celeste porque algunas pueden ser muy tenues.

Detallan que da la impresión de que estos restos del cometa Swift-Tuttle proceden de la constelación Perseo, "pero es un efecto de perspectiva y pueden aparecer en cualquier lugar del cielo". Por ello, recomiendan acudir a un sitio con horizontes despejados -"cuanto más cielo abierto veamos, mejor"-, con los focos de luz apantallados tras un muro u otro obstáculo. En especial, que no esté tapada o muy iluminada la zona norte, la de Casiopea.

Teniendo en cuenta la cercanía con la ciudad, Vigozoo "es un buen sitio", ya que se apagan todas las luces del recinto y las farolas del perímetro por orden del Concello. También cuentan con la colaboración del Celta, que apaga sus campos. "Se crea el clima más oscuro posible", resaltan. Cuentan que, desde la terraza elevada que hace unos años se habilitó para las sesiones de astronomía -que se celebran los sábados-, han llegado a ver la Vía láctea. Las nuevas luces de Rande, que iluminan de abajo a arriba y "aparcan en Casiopea", complican algo más este año la observación.

Tampoco las medidas de prevención del coronavirus tampoco lo ponen especialmente fácil. De hecho, la cita de Vigozoo fue una de las pocas veladas de observación de la lluvia de estrellas que han mantenido las agrupaciones astronómicas. A los asistentes, todos con mascarilla, se les tomó la temperatura y solo podían estar juntos los de la misma familia. Se repartieron por todas las zonas habilitadas del recinto del zoo y seis monitores les fueron explicando no solo la lluvia de estrellas más famosa del año -por coincidir en agosto-,sino también muchos otros aspectos del firmamento.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
FaroEduca