01 de agosto de 2020
01.08.2020
Faro de Vigo

Pasión infinita por el Cristo de la Victoria

La Cofradía impone las medallas a sus 22 nuevos miembros; hoy, lectura del pregón y concierto

01.08.2020 | 00:37
Los nuevos cofrades, ayer, en la concatedral.

Una tradición que impera en Vigo desde hace siglos y año tras año suma nuevos devotos. La cofradía del Cristo de la Victoria se puso ayer sus mejores galas para imponer las medallas a sus nuevos cofrades, que pasan a integrar una gran familia de más de mil integrantes. Las celebraciones continúan hoy con la lectura del pregón en los jardines de Castrelos.

Son un millar de entre los cientos de miles de fieles que año tras año son partícipes de la procesión y novena en torno al Cristo de la Victoria. Algunos por tradición, y otros por devoción, los cofrades son el alma de la hermandad, el sustento de la misma, un hombro sobre el que apoyarse. En este 2020 y a pesar de las circunstancias especiales, la pasión por el Santo sigue intacta. Esto llevó a una veintena de fieles a formar parte activa de la hermandad con su nuevo papel de cofrades, escenificado ayer con la imposición de las medallas a estos nuevos hermanos.

Una de ellas es Guillermina Costa, quien además de formar parte de esta gran familia, se plantea también realizar, como es habitual, el mismo recorrido que el Cristo por las calles de la ciudad. "Una ofrenda es una ofrenda. Voy todos los años y no puedo ser más feliz cuando hago el recorrido, siempre descalza, ¡y no me escucharás una sola queja!", bromea Costa, quien ayer recibió su medalla de cofrade de manos de la hermana mayor del Cristo de e la Victoria, Marora Martín-Caloto.

Su estreno como cofrade no se produjo por una razón en particular, pero sí su creciente fervor va vinculado a un ofrenda que le realizó al Santo hace ya varios años atrás. "Siempre que recé por mi marido siempre se lo hice al Cristo y nunca me abandonó, siento que se lo debo", comenta Guillermina Costa.

Como ella hace tres años se encontraba Begoña Vázquez, quien entró a formar parte de la hermandad junto a su hija de 16 años. "Mis abuelos me inculcaron la tradición del Cristo y yo hice lo mismo con mi hija. Ser cofrade es la mayor unión que puede haber al Cristo. No sé si es real, o si solo es fe, pero yo me encomendé a él y considero que me ayudó en muchas cosas", explica esta vecina de la ciudad. La situación sanitaria le impidió poder acudir a las misas tanto como le gustaría pero eso no implique que desde su casa ofrezca sus rezos al Cristo. "Le llevamos un ramo, rezamos y participamos de la fe desde nuestras casas. Es lo que manda ahora", reconoce Begoña Vázquez.

A quien le cuesta relatar este sentimiento por el Cristo es a Patricia Fernández, que también recibió ayer su medalla de cofrade. "Explicar qué significa para mí el Cristo es imposible. Lo definiría como una agradecimiento, me hace sentir bien, feliz, tranquila... Le estoy realmente muy agradecida", explica esta vecina de la ciudad viguesa.

En total fueron 19 los cofrades que entraron a formar parte de la hermandad. Su cabeza visible, Marora Martín Caloto reconoce que la cifra es sensiblemente inferior a otros años, pero entiende la excepcionalidad de la ocasión. "Está siendo una novena muy particular pero también especial. Igual otros años teníamos 30 o 35 cofrades nuevos, pero entendemos la situación y la ausencia de la procesión también se ha notado", confesaba Martín Caloto.

Procesión virtual

Pero aunque el Covid prohibiese la procesión y el recorrido de la talla el Cristo por el centro y alrededores de la ciudad, desde la Diócesis de Tui-Vigo organizaron una forma espacial de vivirla. Concretamente han propuesto una procesión virtual para que todos aquellos fieles devotos de la procesión puedan seguirla de una forma diferente.

Concretamente se trata de un mapa con el recorrido de la procesión. En él se marcan cuatro puntos emblemáticos: Parroquia Sta. María de Vigo- Concatedral, Barrio de O Berbés, Calle Colón y Porta do Sol. Entrando en cada uno de estos puntos, se encuentran imágenes de años anteriores y audios que ayudan a la reflexión y oración.

Este recorrido virtual por las calles que habitualmente discurre el Santo se une al despliegue web que ha puesto en marcha la hermandad del Cristo, tanto para atraer y acercarse a un público más joven como para acoger a todos aquellos que por motivo de aforo no pueden asistir a las misas de la novena.

Tanto hoy como mañana, día grande del Cristo de la Victoria, tienen lugar dos de los actos más relevantes de esta novena. Esta mañana se da lectura del pregón en el Pazo de Castrelos, concretamente en sus exteriores, que correrá a cargo del cirujano y traumatólogo vigués Javier González-Babé Ozores, presidente también de la empresa familiar de logística y de transportes Babé y Cía.

Mañana domingo 2 de agosto se celebra la Festividad del Santísimo Cristo de la Victoria, con la Misa Solemne a las 11.00 de la mañana presidida por el Obispo de Tui-Vigo, D. Luis Quinteiro Fiuza. Previamente, se oficiarán misas a las 7.00, 8.00, 9.00 y 10.00 horas. La última de la mañana tendrá lugar a las 13.00. Por la tarde, se celebrarán a las 17.30, 18.30 y 19.30 horas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
FaroEduca