Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El "nuevo" mirador sobre la Ría de Vigo toma forma

La nueva terraza del Baluarte do Diamante, con gradas integradas, comienza a ser visible en la rehabilitación de la muralla más emblemática de la ciudad

Mejora de los accesos a la fortaleza.

Mejora de los accesos a la fortaleza.

Hoy apenas se vislumbra en el skyline y permanece casi oculta por la densa vegetación, pero la fortaleza de O Castro dominó la perspectiva de Vigo durante siglos. Incluso Le Corbusier la plasmó en un muy poco conocido boceto cuando visitó la ciudad en 1929 de camino a Brasil. El proyecto de recuperación de la muralla busca que su carácter y su importancia histórica emerjan de nuevo sobre la montaña y también crear nuevos "puntos de referencia" para vigueses y visitantes como la terraza del Baluarte do Diamante, cuyo diseño ya empieza a ser visible.

La UTE Emergis-Prace inició la rehabilitación el pasado febrero y, antes del confinamiento, su plazo de ejecución era de 7 meses. El convenio del Ministerio de Fomento y el Concello alcanza los 835.197 euros, y el 75% de los fondos son aportados por el Gobierno central.

La fortaleza de O Castro fue construida en el siglo XVII para defender a la ciudad de los corsarios y la Armada inglesa. Y mantuvo su carácter militar hasta los años 60, cuando pasó a ser de titularidad municipal y empezó a diluirse entre los árboles del que hoy es uno de los principales pulmones verdes de la ciudad.Proyecto de recuperación

El proyecto de recuperación mejorará la conservación del primer recinto, el más antiguo, y partes del segundo, que fue añadido también durante el siglo XVII. Además de reparar los daños de la muralla -grietas, desprendimientos, abombamientos, presencia de líquenes...-, se eliminarán elementos discordantes como el antiguo almacén en el patio del acceso norte o la antena de comunicación de la Policía Local. El derribo de la cafetería anexa a la Porta Norte y del edificio de la antena de radio se dejan para una fase posterior.

Además se mejorará la accesibilidad con un nuevo circuito desde el acceso sur, el más utilizado, hasta el Baluarte do Diamante, uno de los cinco de la muralla. El Camino Este será ampliado a una sección de 4 metros y seguirá siendo de tierra. Y también se habilitarán zonas estanciales en los diferentes caminos y serán instalados bancos de granito en ele.

La potenciación del recorrido este reforzará la Terraza do Diamante, donde ya son visibles las gradas integradas en la ladera que permitirán disfrutar de unas vistas privilegiadas.

"Liberada" del restaurante El Castillo que ocultó el baluarte durante 65 años hasta su derribo en 2013, el proyecto de recuperación la define como el "espacio más representativo de la fortaleza", por el que acceden los cruceristas y se toma aliento mientras se contempla la construcción militar y la panorámica sobre Vigo y la Ría.

Las gradas son de hormigón armado, vertido in situ, y también funcionarán como pequeños muros de contención del terreno. El espacio entre ellas se cubrirá de césped.

El proyecto contempla intervenciones en la masa vegetal del parque para eliminar afecciones en la estructura de la muralla -serán talados 15 ejemplares de diferentes especies- o visuales. Y sus autores recomiendan la plantación de especies más adecuadas al carácter del espacio. Además, la fortificación será dotada de un sistema de iluminación ornamental con un consumo máximo de 3,5 kW.

Compartir el artículo

stats