Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los arenales lucen abarrotados y los bañistas hacen uso masivo de la mascarilla

Las altas temperaturas empujan a los vigueses y visitantes a las playas

Samil, abarrotado ayer.

Samil, abarrotado ayer. // Marta G. Brea

Los arenales vigueses volvieron a lucir abarrotados una jornada más. El intenso calor durante las horas centrales del día animó a los bañistas a acudir a las playas. Como es habitual ya en los últimos días, decenas de personas que se encontraban paseando por los diferentes paseos de los arenales o junto a la orilla lucieron mascarillas junto a sus bañadores. Incluso los más pequeños que juegan con la pelota, las palas o construyen sus primeros castillos de arena las lucen para tratar de frenar la expansión del Covid-19.

Las playas de O Vao y Samil, además, cuentan con parcelas perfectamente delimitadas para que aquellas personas que quieran tomar el sol puedan respetar la distancia de seguridad con otros bañistas, dejando cada ciertos metros un carril de circulación hacia el mar o el paseo.

Compartir el artículo

stats