Una cafetería-bocatería del centro de Baiona registró hace unos días un positivo por coronavirus de una de sus camareras, que no reside en el municipio. Ahora está aislada en su domicilio y su caso no reviste ninguna gravedad. Cuando se confirmó el contagio, inmediatamente la gerente del local decidió cerrar de forma voluntaria el establecimiento. Hay que señalar, no obstante, que tanto la dueña como la otra trabajadora dieron negativo en la PCR. Según apunta el alcalde, Carlos Gómez, "el local fue cerrado por iniciativa propia de la gerente". Tanto ella como la camarera que dio negativo están también aisladas en su casas, sin ningún síntoma. Se desconoce la fecha de reapertura del establecimiento.