El brote de coronavirus originado en una familia de Porriño no se circunscribe únicamente a este municipio sino que se ha extendido, al menos, a otros dos del entorno. Según confirman distintas fuentes, en Porriño son tres las personas infectadas, mientras que las otras tres residen en Baiona. Todas estas personas contagiadas, tanto las que viven en Porriño como las de los otros municipios, pertenecen no obstante al mismo entorno familiar por lo que, al menos de momento, no se ha producido una transmisión comunitaria del virus. Cinco de los positivos están confinados en sus propios domicilios, mientras que otro tuvo que se ingresado ayer en el hospital Álvaro Cunqueiro por precaución, aunque sus síntomas son leves y en principio no reviste ninguna gravedad.

Según apuntan desde el Concello porriñés, la persona que originó este brote, el primero que se produce en el área sanitaria de Vigo, es un joven del municipio que estaba pasando el día en una playa fluvial del entorno y que en el propio arenal se empezó a encontrar mal. Se dirigió entonces a los servicios sanitarios, le hicieron la prueba y dio positivo. Posteriormente pudo comprobarse que el joven había infectado a su novia y otras personas de su unidad familiar y su entorno cercano, tres de ellas residentes fuera de Porriño. "De momento el brote está localizado, se están estudiando los contactos. Habría que tomar medidas excepcionales si el contagio fuese comunitario, pero este no es el caso", asegura Javier García Soidán, médico de familia del centro de salud de Porriño y encargado de coordinar en esa comarca la estrategia de Atención Primaria frente al coronavirus. En declaraciones a Anxo Boente en la radio, Soidán defendió que "se sabe quiénes son las personas que están infectadas y de dónde proceden".

La Consellería de Sanidade informó ayer por la mañana a la alcaldesa de Porriño, Eva García de la Torre, de la situación del brote en el municipio, y le confirmó que el origen se produjo en el centro de la villa. De momento hay en torno a catorce familiares, a mayores de los contagiados, que han tenido que ser confinados en sus domicilios por precaución. Las primeras pruebas realizadas hasta el momento tras detectarse el brote en el entorno familiar han dado todas ellas negativo. Hay que tener en cuenta que el virus puede aparecer hasta varios días después del contacto, por lo que es necesario que todas esas personas que hayan estado cerca de algún contagiado mantengan una cuarentena de dos semanas. A todas ellas se les hace un seguimiento diario para comprobar su evolución y, especialmente, si desarrollan algún tipo de síntoma sospechoso, como pérdida de olfato o dificultad para respirar. Se tienen que tomar la temperatura dos veces al día (por la mañana y por la noche). Un operador del Sergas les llama a diario para realizarles el seguimiento exhaustivo y detectar cuanto antes la posible presencia del Covid-19."Irresponsabilidad" entre algunos jóvenes

El Concello porriñés se puso a disposición de las autoridades sanitarias para colaborar y conseguir que el brote no vaya a más. La alcaldesa recuerda a todos los vecinos la necesidad de llevar mascarilla y cumplir con la distancia social. También lo recuerda el doctor García Soidán, que está viendo imágenes a diario que le hacen estallar: "Hay mucha gente joven que está teniendo una actitud muy irresponsable, juntándose grupos numerosos, sin protección, sin guardar la distancia, por esto están apareciendo brotes. Estamos muy preocupados. Hay que tener una actitud pensando en los demás. Aunque el riesgo en los jóvenes de sufrir complicaciones graves es bajo, algunos de sus familiares y seres queridos sí que podrían tenerlas y pagar por tanto las consecuencias", advierte.

La situación epidemiológica del área sanitaria de Vigo ha sufrido por tanto un pequeño revolcón, y los datos facilitados por la Consellería de Sanidade ayer lo confirman: hay 27 casos activos, siete más en solo 24 horas. Una subida de este calibre no se producía desde comienzos del mes de mayo y tiene que ver, especialmente, con el relajamiento de las medidas de prevención que se están produciendo desde la llegada del verano y del que los profesionales están alertando constantemente. Además, hay que señalar que hay cuatro personas hospitalizadas, entre ellas una de las contagiadas en el brote de Porriño y el hombre que llegó hace dos semanas de Madrid con una neumonía bilateral provocada por el coronavirus y que todavía no ha recibido el alta. El resto de infectados del área de Vigo están pasando la enfermedad en sus casas al tener síntomas leves o ser directamente asintomáticos.

Las curaciones, además, siguen llegando muy a cuentagotas. En el último balance de la Consellería de Sanidade se informa de dos nuevos pacientes que ya están curados tras dar negativo en las pruebas PCR. El número total de altas en el área sanitaria asciende a 2.189 y hace un mes y medio que no se registra ningún nuevo fallecimiento a causa del Covid-19.