Uno de los servicios básicos para los dependientes de la ciudad es la Ayuda a Domicilio. El Concello acaba de sacar a concurso la gestión del mismo tras la renuncia de la empresa actual a su derecho a prórroga.

El nuevo contrato, cuyo valor asciende a los 41 millones a lo largo de cinco años, es cofinanciado tanto por el Ayuntamiento vigués como por la Xunta de Galicia y los propios usuarios.

Concretamente, esta subvención depende del precio de la hora de cada trabajador en el cuidado del usuario. Actualmente, este valor está en 14,07 euros/hora, de los cuales la Consellería de Política Social hace frente a 9,7; un poco más del 60% del total.

En la ciudad viguesa son cerca de un millar las personas que en años anteriores requirieron de los servicios de esta ayuda domiciliaria para evitar tener que dejar su vivienda así como recibir acompañamiento en sus gestiones.