Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pullmantur envía su flota a la chatarra

La naviera española manda al desguace a los barcos donde cientos de gallegos disfrutaron de una travesía en crucero con inicio o final en Vigo

Pasajeros se dirigen hacia la zona de embarque en el "Zenith" (al fondo, atracado en Vigo). // R. Grobas

La actual crisis sanitaria ha extendido su devastación a la flota de la naviera española Pullmantur, cuyos barcos Monarch, Sovereign y Horizon van a ser desguazados próximamente en el puerto turco de Aliaga como consecuencia de la quiebra técnica de la armadora, actualmente acogida a concurso de acreedores.

Las dos primeras unidades ya han sido despojadas de sus respectivos mobiliarios y equipos más valiosos en el puerto de Nápoles según medios italianos del sector, mientras que el Horizon seguirá el mismo camino en Atenas, hacia donde navega desde el Golfo Pérsico, su última zona de operaciones antes de que fuera decretado el estado de alarma internacional. El Monarch tenía previsto tocar este año Vigo en mayo y septiembre en sendos cruceros posicionales hacia y desde el norte de Europa respectivamente.

Pullmantur era la única naviera que utilizaba Vigo como puerto terminal, para embarque y desembarque de pasajeros, actividad que venía alternando ininterrumpidamente desde 2016 con sus buques Monarch y Zenith. Este último fue dado de baja el pasado invierno y ahora navega para la organización humanitaria Peace Boat, con sede en Japón.

No obstante, la naviera española participada por el grupo Royal Caribbean (49%) y Cruises Investiments Holding (51%), ha asegurado que a pesar del colapso financiero no descarta volver a navegar utilizando antiguos buques del grupo Royal Caribbean similares a los que ahora se envían al desguace. En tal sentido y antes de la irrupción del Covid-19, Pullmantur tenía cerrado el traspaso del Grandeur of the Seas, otro veterano con 24 años de servicio procedente asimismo de la flota de Royal Caribbean, para la renovación de sus instalaciones y adecuarlas a los gustos del mercado español en la primavera de 2021 e inaugurarlo seguidamente con un circuito de itinerarios a los países nórdicos y, por primera vez en su historia, llegar hasta Islandia y las islas Feroe.

A pesar de ello hay indicadores que hacen dudar de la continuidad de Pullmantur en el mercado, como el que la propia naviera ofrezca a los pasajeros que hayan pagado la reserva de cruceros (que más tarde vieron cómo se cancelaban), la posibilidad de derivarlos a otros barcos del grupo Royal Caribbean. Esto lleva a pensar que si Pullmantur tuviera la intención de seguir operando, no parece lógico que anime a sus clientes a que se embarquen en otras navieras, que aunque pertenezcan al mismo grupo, ninguna está enfocada al cien por cien hacia el mercado español.

Venta online

Por otra parte y por sorprendente que parezca, ayer todavía continuaba operativa la web de la naviera española desde donde se continuaban vendiendo cruceros. Para corroborarlo y puestos al habla con su servicio de venta telefónica vendían, sin asomo de rubor, uno de los viajes para embarcar en 2021, en un barco que todo parece indicar que en unas semanas habrá sido convertido en chatarra.

El impacto sin precedentes en la industria crucerística mundial debido a la crisis sanitaria, está deteriorando seriamente a las empresas de este sector, sobre todo a las más débiles, una de cuyas primeras víctimas podía ser la naviera española. Se estima que actualmente hay en todo el mundo más de 40 cruceros en venta, aunque escasean los posibles compradores en un mercado que navega a la deriva dentro de la tormenta perfecta, y cuyos resultados todavía están lejos de ser evaluados.

Compartir el artículo

stats