Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¿Un nuevo Tren Celta entre Vigo y Oporto a 200 km/h?

Estrenará a final de año vehículos de la antigua serie Arco en la línea que también usa el único convoy que une Galicia con Portugal

Un convoy del Tren Celta en la estación de Guixar. // R. Grobas

Abiertas las fronteras con Portugal, el Tren Celta -la conexión que une a Vigo con el norte luso y Oporto- todavía no tiene fecha para su reanudación tras el parón motivado por el coronavirus. Otro bache más en la azarosa trayectoria del servicio, que espera como agua de mayo la electrificación de la línea para acortar a 90 minutos las dos horas y cuarto que supone transitar en ferrocarril entre las dos grandes ciudades de la Eurorregión. Y mientras esa modernización no se completa, las autoridades lusas trazan sus propios planes. Renfe ha vendido a su homóloga Comboios de Portugal (CP) un lote de material rodante por 1,6 millones de euros que se empleará para mejorar el servicio de las líneas regionales del país vecino, entre ellas, la conocida como Linha do Minho: el eje entre Oporto y Valença, que recorre el propio Tren Celta.

La operación entre ambas empresas públicas se ha cerrado por 1,6 millones de euros y supone la entrega de 51 convoyes para la red de media y larga distancia portuguesa. Al eje del norte se destinarán entre 12 y 18 de estos trenes, según publica el diario luso Dinheiro Vivo recogiendo declaraciones de Nuno Freitas, presidente de CP. Su estreno está para los últimos tres meses de este año. Las unidades, con todo, son viejas conocidas en la red ferroviaria española en los servicios Intercity, como los de Galicia y País Vasco. Se trataría de modelos de la serie Arco -anteriores a los Alvia- retirados de servicios como el del Camino de Santiago por la presencia de amianto entre sus componentes. Lo que hará Comboios será suprimir este material en sus talleres de Guifões para ponerlos de nuevo en circulación. Los Arco están preparados para alcanzar velocidades de hasta los 200 km/h.

Fuentes consultadas por FARO afirman que el material es "bastante antiguo", cuyas "deficiencias de confort", además de las piezas de amianto, abocaron a su retirada. En todo caso no es seguro que los Arco vayan a ser los que crucen finalmente la Raia y se empleen como parte del servicio del Tren Celta. De ser así los maquinistas españoles necesitaron en torno a mes y medio de "habilitación", precisan estas fuentes, para conocer las especificaciones de las locomotoras lusas.

Tren Vigo-Oporto

Entretanto la modernización del corredor la Linha do Minho, vital para el tren Celta, sigue pendiente. A finales del pasado año fuentes de Infraestruturas de Portugal (IP) reconocían a este diario que los trabajos de electrificación del tendido entre Viana do Castelo y Valença finalizarían en el cuatro trimestre de 2020, aunque no sería hasta el arranque de 2021 cuando se realizaran "los test, ensayos y la certificación para la entrada en servicio". La señalización electrónica entre Viana, Valença y Nine también quedaría para el primer trimestre del próximo año. El primer horizonte fijado para inaugurar la modernización del corredor entre Vigo y el norte de Portugal fue 2016.

De todos los pasos que se den está pendiente Arriva, impulsora del tren privado de A Coruña-Vigo-Oporto (recorrido que completaría en 170 minutos). Las últimas noticias de la filial de la germana Deutsche Bahn es que "revalúa" este y otros proyectos por la "nueva situación" generada con el Covid-19 para analizar la demanda potencial y los nuevos requisitos de seguridad.

Compartir el artículo

stats