29 de junio de 2020
29.06.2020
Faro de Vigo

Detenida una estadounidense en Vigo tras proferir insultos racistas a un senegalés

La joven, que se puso agresiva después de que el hombre no le sirviese cerveza en su local, atacó a los agentes

29.06.2020 | 17:07
La zona en la que ocurrieron los hechos // Google Maps

Una estadounidense de 31 años pasó la noche en el calabozo de la Policía Local de Vigo después de protagonizar un incidente racista en el centro de la ciudad. La joven, que se puso agresiva después de que un senegalés encargado de un local no le sirviese cerveza, atacó a los agentes que acudieron a tratar de resolver la situación.

Los hechos, según el relato policial, ocurrieron el sábado a las 22:40 horas, cuando se recibió una llamada en la Sala de Comunicaciones del 092 de la Policía Local. En un local del Paseo de Alfonso XII, C. R. H, de EE. UU. y 31 años, exigió que se le sirviese una cerveza. Cuando el encargado del local, D. S, de Senegal y 43 años de edad, le informó de que allí no se servían bebidas alcohólicas, la mujer comenzó a exigir a gritos su consumición, profiriendo a mayores insultos de carácter racista y llegando a golpear mobiliario del local.

A la llegada de los agentes la chica estaba subida al mostrador y se negaba a bajarse, a facilitar sus datos o colaborar en modo alguno. Los policías tuvieron que sacarla al exterior, a demanda del encargado, harto de la actitud de desprecio y ofensas constantes que mostraba.

Ya fuera, y aprovechando la proximidad de uno de los efectivos, que se le acercó para serenarla, le propinó una patada en la mano izquierda, retrayendo la pierna nuevamente para volver a patearle. En ese momento el otro agente se dirigió para auxiliar al compañero, recibiendo un escupitajo en la mejilla.

Debido al elevado grado de agresividad que mostraba, y a esas acciones contra los agentes, fue detenida por la comisión de un delito de Atentado. Una vez arrestada, y en ejercicio de los derechos que la asisten, fue trasladada a un centro médico, pero se negó a bajar del vehículo y ser atendida.

Ya en dependencias policiales volvió a mostrar una conducta agresiva, golpeando el mobiliario, e intentando agredir a los policías, lo que obligó a volver a engrilletarla. Al acabar los trámites de su detención, exigió ser trasladada a centro médico para su observación, después de lo que se finalizó la actuación con su ingreso en calabozos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
FaroEduca