"Este verano prima la salud sobre el negocio", advierte el alcalde de Cangas, Xosé Manuel Pazos, que recalca así su determinación de restringir el acceso en coche a varias playas del rural y, en consecuencia, de rechazar las demandas del colectivo de propietarios de fincas que se utilizan como aparcamientos - leiraparkings- para que no haya límites de entrada.

"La medida persigue ese objetivo [evitar contagios] y en consecuencia la vamos a mantener", zanja el regidor, que se muestra dispuesto a reunirse con los afectados si estos se lo piden, aunque ya adelanta que no ha cambiado de parecer y que el encuentro solo serviría para trasladarle personalmente el mensaje de que, al menos a corto plazo, no hay vuelta atrás.