25 de junio de 2020
25.06.2020
Faro de Vigo
ÚLTIMA HORA
Los nuevos casos de Covid-19 se disparan a los 580 en las últimas 24 horas

El "Oscar verde" a los jardines submarinos del Puerto potencia su prestigio para captar fondos

La Asociación Internacional de Puertos reconoce el proyecto frente a un consorcio de EE UU y Canadá y una terminal coreana

25.06.2020 | 00:53
El "Oscar verde" a los jardines submarinos del Puerto potencia su prestigio para captar fondos

Y el ganador es... el Puerto de Vigo. Eran las palabras más deseadas. Y tras hacerse esperar unos meses por el parón del Covid-19, se pronunciaron al fin. La Asociación Internacional de Puertos (IAPH, en sus siglas en inglés) designó ayer a la terminal viguesa como la ganadora de uno de los "Óscar" a la sostenibilidad que distinguen a las mejores iniciativas verdes de la comunidad portuaria internacional.

En el caso de Vigo, el premio fue para "Peiraos do Solpor": la creación de jardines submarinos en las dársenas portuarias de A Laxe y Bouzas para crear un ecosistema abierto al público de regeneración marina y captación de CO2. El plan, ganador dentro de categoría "Diálogo con la comunidad y ciudad portuaria", se impuso a 45 candidaturas, y en la fase final, a las postuladas por un consorcio de puertos de EE UU y Canadá y por la terminal surcoreana de Yeousu Gwangyang. Una decisión que inundó Praza da Estrela de satisfacción. "Era una apuesta muy fuerte que no todo el mundo tenía tan clara y ahí está: nos la reconocen a nivel mundial, ¿qué más podemos pedir?", enfatizó Enrique López Veiga, presidente de la Autoridad Portuaria de Vigo, a la que situó como "líder" y "ejemplo" en este campo. "Tenemos una Ría increíble y un Puerto a la altura", coincidió el jefe del departamento de Sostenibilidad, Carlos Botana.

Proyecto "Blue Growth"

Los "Peiraos do Solpor" son un ariete más en la estrategia de sostenibilidad Blue Growth -o crecimiento azul- que lidera el Puerto con otros agentes públicos y privados, y como tal, aspira seguir captando dinero de Europa. Ahora el premio se suma a la lista de distinciones internacionales cosechadas en los últimos años; y supone una inyección de prestigio adicional a la hora de pugnar en el reparto. "Es muy complicado que una iniciativa capte la simpatía de la Comisión Europea, la Asociación Europea de Puertos, IAPH, la UNESCO o la FAO. Eso te avala a la hora de solicitar fondos", asume Botana. "Competíamos con puertos como Los Ángeles, pero esto nos da autoridad", añade Veiga. En todo caso los jardines se han incluido en el Plan de Inversiones del Puerto y ha suscitado el interés de Puertos del Estado. Hasta la fecha, de 25 proyectos del Blue Growth, 10 cuentan con 14,15 millones de la Unión Europea.

La triunfante iniciativa viguesa se estructura en tres fases. La primera -piloto- se halla en el pantalán de Prácticos de A Laxe y ha ofrecido ya buenos resultados de la mano del Centro de Investigacións Mariñas de la Universidad, con la reproducción de 150 especies (algas, mejillones o crustáceos) en los arrecifes artificiales. Habrá más en la segunda fase, justo al lado, en la dársena frente a Portocultura, donde además está prevista la instalación de un observatorio submarino abierto al público -de cuyo desarrollo se encarga el astillero vigués Cardama, la firma israelí Econcrite y la Technical University of Denmark-. Su ejecución acarreará unos 3 millones, cifra Botana, y está a la espera de lo que pueda aportar la UE. La tercera será la más relevante: los medio centenar de arrecifes y piscinas naturales situadas en la escollera de la terminal Ro-Ro de Bouzas, rodeadas por un paseo para estar en contacto con el mar. Su presupuesto superará los 4 millones; este año, concluido el "diseño final, optará a financiación.

Premio con valor doméstico

La resolución del premio de la IAPH se oficializó ayer en un evento telemático en el que intervino Veiga y que, inicialmente, no debía ser tal: la gala estaba prevista para el 18 de marzo en Amberes (Bélgica), pero el virus la truncó. La idea de los jardines submarinos, sin embargo, remite a tiempo atrás. Veiga reconoce que se inspiró en los piers (muelles) de Brighton o San Francisco: "Pensé, algo de esto se podría hacer, con cuerdas para la fijación de vida submarino e intentar desarrollar visores submarinos para que la gente lo pueda ver" . Para el responsable de Sostenibilidad del Puerto, fue su primera conversación con el presidente nada más llegar. "Nos entusiasmó", sentencia. La creatividad y el empuje marcaron la diferencia, especialmente cuando en frente están puertos que pueden programar inversiones por más de 200 millones de euros.

Y es precisamente esa ilusión la que quieren contagiar, además de a la comunidad internacional, pero también a la propia ciudad de Vigo, que es lo que "más satisface" a López Veiga, en un momento en el que obras como la ampliación de muelles levantan alguna que otra suspicacia en algunos sectores. "Me gustaría que los ciudadanos se dieran cuenta de que para ser puerto nodal hacen falta infraestructuras, pero somos muy conscientes de que tiene que haber una compensación medioambiental", zanja.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
FaroEduca