Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Daniel Viñas: "La gente detectó que el Mercantil es un sitio seguro y estamos teniendo altas"

"Andaremos cerca de la estabilidad económica en las cuentas a final de año, pero hoy todo puede cambiar si viene un rebrote"

Viñas, junto a una de las piscinas, que abrieron esta semana. // Alba Villar

Lejos de perder socios por la pandemia del nuevo coronavirus, en el Círculo Mercantil están percibiendo un repunte mayor que otros años por estas fechas. Su presidente, Daniel Viñas, lo atribuye a que las familias lo consideran un lugar seguro para disfrutar este verano. El club se ha volcado en implantar todas las medidas de prevención pertinentes, pero apela también a la responsabilidad del socio: "Puedes tener los mejores protocolos del mundo, pero si luego la gente no los cumple o no hace lo que debe, no valen de nada".

- ¿Cómo ha afectado al Mercantil la pandemia de Covid-19?

-Evidentemente, cualquier situación de crisis como esta genera incertidumbre para todos, a nivel de familias y de instituciones. A nosotros nos vino bien, entre comillas. Porque la gente detectó que el Mercantil es un sitio seguro, un sitio en el que disfrutar este verano en familia y, al final, estamos teniendo altas.

- ¿Llevan muchas altas desde marzo?

-Empezamos a detectarlas desde que volvimos a abrir, a mediados de mayo. Son bastantes altas dentro de la previsión que teníamos y sin abrir aún las piscinas, que lo hicimos este fin de semana, y suele animar más a la gente. Se han unido alrededor de 60 o 70 familias. Esperamos que siga habiendo goteo de altas y hacer una buena captación de socios. Con las campañas de verano lo que intentamos es fidelizar al socio nuevo y que nos acompañe todo el año. En cuanto a aforos, podemos meter a 2.000 personas en la zona de césped, los vasos de las piscinas y lo que le llamamos "zona de playas".

- ¿Y cuántos socios tienen?

-Alrededor de 2.400

- Entonces, ¿esperan algún problema para acoger a todo el que quiera ir?

-Desde la Directiva hemos trabajado muy muy duro para adecuarnos a todos los protocolos que se nos han exigido. Independientemente de las cien mil variaciones de protocolos que ha habido y de otras cien mil interpretaciones, hemos intentado ser lo más estrictos posible para que todo salga bien, todo el mundo se sienta seguro, esté a gusto y pueda disfrutar de un verano en familia. Como decimos: "Nuestro logro, tu verano más seguro". Este año hemos limitado el acceso solo a los socios. No permitimos la entrada ni a no socios ni a invitados de socios. En primer lugar, para evitar problemas de aforo. Premiamos a los que están pagando las cuotas todo el año. Y, además, evitamos que venga gente de fuera, que no es la que está conviviendo todo el año con nosotros.

- ¿Cuál sería la cifra de socios ideal para la viabilidad del club?

-Hay varios puntos que hacen que sea viable el club. Desde que entramos, luchamos duramente para conseguir una estabilidad económica y estamos cerca de lograrla, pero lo que hay que tener en cuenta es que la cuota del Mercantil es muy económica, son 61 euros la familia entera. Con lo cual, los ingresos de cuotas, que es el principal, va muy poquito a poco. Estamos trabajando en varias líneas: captación de socios; reducción de gastos, que estamos casi al límite; generación de ingresos extraordinarios que nos den un poco de pulmón, como puede ser publicidad, socios de empresa, eventos, colaboración con otras entidades... También campamentos. Estamos trabajando en hacer uno seguro. Tenemos más de 50.000 metros cuadrados exteriores, en los que los chavales, que han sufrido con más intensidad esta situación al dejar su actividad diaria y estar encerrados en casa, pues que ahora de alguna manera, desde la última semana de julio hasta agosto, pueden disfrutar al aire libre.

- ¿Este verano tendrán las mismas actividades que otros? ¿Las recuperarán todas?

-En la Directiva somos bastante prudentes. Las actividades que hagamos, por ejemplo, en eventos de torneo de pádel o de tenis, serán a nivel social. No vamos a dejar entrar a no socios dentro del club. Lo único que tenemos otorgado es el campeonato gallego, por segundo año consecutivo de tenis, el absoluto, en silla de ruedas. Y eso sí que, de alguna manera, con las medidas y los protocolos adecuados tendrá que entrar gente de fuera, pero es una semana solo.

- ¿La pandemia les ha obligado a hacer inversiones en el club?

-Ha generado muchos más gastos en cuanto a personal para desinfección, en cuanto a producto y en cuanto a todo. Hay que adecuarse a los protocolos que marcan y eso es inversión en viabilidad, pero en los presupuestos no estaba contemplado, claro.

- ¿Qué tal están las cuentas?

-Estamos trabajando desde que entramos para conseguir una estabilidad económica y, en consecuencia, la viabilidad del club. Las cuentas las llevamos razonablemente bien. En verano siempre tenemos un pico de ingresos mayor como consecuencia de campamentos y altas y eso nos permite coger oxígeno. Las cuentas es un trabajo de día a día, de hormiguita, de ir ahorrando poquito a poquito. Los gastos e inversiones hay que ajustarlos a la situación, priorizando siempre lo que dé más servicio o suponga una mejora mayor para el club.

- ¿Y este verano les proporcionará el mismo oxígeno que otros?

-Más o menos igual. Desde que cogimos el campamento multideporte y lo hacemos nosotros directamente, lo hemos revalorizado, hemos generado más altas y nos ha supuesto un aumento de ingresos. Y, desde que entramos, se han generado más altas en verano.

- ¿La pérdida de eventos con gente externa no reduce ingresos?

-El Mercantil es una sociedad que vive de las cuotas de sus socios mayormente. Desde que entramos, hemos creado la figura de socio de empresa, hemos llegado a acuerdos con eventos como el de Centauros y estamos a punto de cerrar otros acuerdos con otras entidades de Vigo para rentabilizar el uso del pabellón y otro tipo de actividades que no tenemos explotadas del todo. El Mercantil no puede ser solo deporte de raqueta, tiene que ingresar de todos los ámbitos para hacerlo más rentable.

- ¿En cuánto está el déficit en la actualidad?

-Tenemos que cerrar el mes. Algunos meses solo cobramos la mitad de las cuotas y como tenemos un ERTE parcial -la gente de mantenimiento siguió trabajando para tener las instalaciones preparadas-, hay que hacer números. Andaremos cerca de empatar. Acabaremos con una buena cifra al final de año.

- ¿Superávit?

-Andaremos cerca de la estabilidad, pero hoy todo puede cambiar. Si viene un rebrote, volvemos para atrás. Solo se puede hacer análisis día a día. Todo lo demás es una suposición.

- ¿Mantendrán el ERTE?

-La plantilla ya está incorporada. Ahora necesitamos de todo y más. Si en invierno hay afluencia de socios, en verano más. Hemos subcontratado una empresa para desinfección y todo lo que es el tema de protocolos sanitarios para, de alguna manera, liberar a nuestros empleados que, al final, las funciones se acumulan. Lo que hacíamos más lo que hay que hacer a mayores.

- Su gran apuesta fue el pádel. ¿Está funcionando?

-Nuestra gran inversión es todo. El objetivo del club es hacer nuevos socios y buscamos la manera de conseguirlo. El pádel es un deporte que está en auge, que es practicado por todas las edades. Antes teníamos estas pistas dentro del pabellón y ahora lo hemos liberado para ponerlas fuera, cubriéndolas. Tenemos unas instalaciones de lo mejor que hay, con nueve pistas totalmente cerradas. Hemos notado que las de fuera ahora se usan más, evidentemente. Pero el objetivo del club es hacer socios. Para eso, hemos desarrollado un plan estratégico que consiste en captar nuevos y detectamos que la mejor manera es a través del socio familiar. De hecho, esta tarde tengo una reunión con un club de baloncesto para intentar llegar a un acuerdo para poder explotar el pabellón también durante el invierno, dejándolo el fin de semana para el disfrute de los socios. Para sacarle rentabilidad.

- ¿Los socios están regresando a las instalaciones o aún tienen miedo?

-Cuando vienen por primera vez siempre lo hacen con un poco de recelo. Unos son más reacios, otros más echados para adelante. Las medidas que se han tomado son para garantizar y transmitir seguridad, pero al final la responsabilidad individual es la que marca si funcionan las cosas o no. Puedes tener los mejores protocolos del mundo, pero si luego la gente no los cumple o no hace lo que debe, no valen de nada.

- ¿Con el cierre de la sede del centro han perdido al socio mayor?

-Hemos perdido parte de esa gente. Es una pena pero solo teníamos dos opciones: o buscar la supervivencia o morir a muy corto plazo. Me quedó mucha pena porque disfrutaba de las instalaciones del centro como mucha gente, pero hay que estabilizar económicamente la sociedad. Cuando se consiga, será la hora de ver más allá. Ahora lo prioritario es conseguir la supervivencia. Es difícil, es una sociedad sin ánimo de lucro, en la que los ingresos son muy justos, donde hay que pelear mucho para intentar ser competitivos e ir modernizándose. Estaba muy abandonada en cuanto a mantenimiento y gestión y hemos trabajado muy duramente en esos aspectos. La ciudad deportiva es muy grande y hay que ir muy poco a poco. Lo de la sede en el centro sería un lujo. Primero hay que hacerse fuertes donde estamos y luego ver hacia fuera.

Compartir el artículo

stats