Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El anatocismo, una cláusula que puede eternizar un préstamo y que también protagoniza litigios

Un abogado acaba de presentar una demanda en Vigo sobre esta condición bancaria: "La gente paga y paga, pero la deuda nunca baja"

Infinitas son las cláusulas que uno se puede topar en un préstamo hipotecario. Y muchas de ellas, junto a otros productos bancarios, han acabado protagonizando sentencias declarándolas abusivas por falta de transparencia o por otros motivos. Sin duda, la cláusula suelo o la del vencimiento anticipado son algunas de las más conocidas, pero los jueces han dictado fallos en relación a muchas otras condiciones, como cuando se encuentran con contratos que tienen por ejemplo intereses de demora excesivos.

Pero hay más cláusulas que, sin ser habituales, también acaban en litigios. Como la del pacto de anatocismo. Quienes las tienen en sus hipotecas -no es frecuente- van abonando mes a mes una cuota fija y los intereses no abonados se van acumulando al capital pendiente de amortizar. "Te calculan intereses sobre intereses; pagas intereses, te los capitalizan, y vuelves a pagar; tu pagas y pagas y la deuda nunca baja", resume el abogado David Alfaya, que acaba de presentar una demanda en Vigo relativa al caso de una mujer que suscribió una hipoteca con Unión de Créditos Inmobiliarios (UCI) de en torno a 300.000 euros y, describe el jurista, se vio atrapada en una "espiral" de deuda. "El número de afectados es limitado, pero los casos que hay son sangrantes", afirma. Varios juzgados y audiencias españolas han anulado esta cláusula por abusiva.

Compartir el artículo

stats