Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los centros de salud realizan una segunda prueba a negativos al persistir los síntomas

Realizan estas pruebas rápidas de doble banda a aquellos pacientes que, pese a no haber dado positivo, tienen síntomas sospechosos

Recepción del centro de salud de Rosalía de Castro-Beiramar. // Marta G. Brea

Recepción del centro de salud de Rosalía de Castro-Beiramar. // Marta G. Brea

En las últimas semanas se ha venido insistiendo en la importancia de la Atención Primaria durante el proceso de desescalada. Especialmente para la detección precoz de nuevos casos, algo clave para evitar que el virus se extienda y que se produzcan fuertes rebrotes. Y ese papel ya lo está cumpliendo. Hace aproximadamente una semana que los centros de salud de Vigo disponen de los conocidos como test de doble banda, es decir, los famosos test rápidos. Estas pruebas permiten detectar los anticuerpos IgM y los IgG. Los primeros se generan entre siete y 14 días después del contagio y, por lo tanto, con el coronavirus está en fase activa. Los segundos aparecen entre 14 y 21 días después e indican que la enfermedad ya se ha superado.

Los médicos de familia tienen ya la facultad para realizar estas pruebas entre sus pacientes, pero siguiendo las pautas marcadas por las autoridades sanitarias. Estas directrices indican que, si un enfermo llega al centro de salud con signos sospechosos de padecer coronavirus, el facultativo debe solicitar inmediatamente la realización de un test PCR en el hospital Meixoeiro. En caso de que sea negativo y que los síntomas continúen, se le vuelve a repetir la prueba. Si se reitera el negativo en este segundo test, pero el médico de familia detecta que el enfermo sigue presentando síntomas habituales que pueden alertar de la presencia del virus, tales como tos seca, pérdida de los sentidos del olfato o el gusto, fiebre, dolor de garganta o erupciones cutáneas, entre otros, es entonces cuando en el propio centro de salud ya les pueden realizar el test doble banda para detectar la presencia de esos anticuerpos, y los resultados se obtienen de forma prácticamente inmediata.

En caso de que se descubran esos anticuerpos en un paciente, se le realizará una extracción de sangre que se analizará en los laboratorios del Chuvi a través del procedimiento por inmunoabsorción ligado a enzimas (ELISA), que es una técnica para detectar anticuerpos en la sangre cuando ya se ha producido una reacción inmune. Lo que diferencia las técnicas ELISA de las pruebas rápidas que se han extendido en los últimos meses y que son las que se realizan en los centros de salud, es que estas últimas se llevan a cabo pinchando en un dedo y, al ser de reciente aparición, presentan ciertas limitaciones y no tienen la precisión de las otras, que permiten cuantificar con exactitud los anticuerpos.

Todo este proceso se realiza porque las PCR, las pruebas más extendidas para diagnosticar el coronavirus, pueden dar negativas en caso de que la enfermedad esté en un estado demasiado precoz para generar los suficientes anticuerpos o en una fase ya final.

EN DIRECTO

Coronavirus en Galicia: última hora

Sigue las noticias sobre la incidencia de la pandemia del Covid-19 en la comunidad

En el centro de salud de Navia, han enviado en los últimos días una muestra de sangre a los laboratorios hospitalarios para que la analicen mediante el procedimiento ELISA después de que los test rápidos hayan detectado la presencia de anticuerpos. Ahora se encuentran esperando por los resultados. Otros ambulatorios de la ciudad como el de Lavadores también han encargado la prueba ELISA para varios de sus pacientes. Una vez el servicio de Microbiología del Chuvi tenga los resultados, se determina el siguiente paso, en el que básicamente hay dos opciones: si se constata la presencia de anticuerpos relacionados con el Covid-19, se aísla de forma inmediata al paciente en su domicilio; y si es negativo, puede seguir haciendo vida normal. En el primer supuesto, el propio médico de familia, que es el que recibe los resultados, se encarga de hacer un estudio de contacto preliminar entre los familiares y personas cercanas del paciente, pero es el departamento de Medicina Preventiva del Cunqueiro el que lleva a cabo un análisis más pormenorizado de los contactos de esa persona, para poder tomar las medidas oportunas y cortar la cadena de transmisión del patógeno.

Todo este proceso es la prueba de la importancia que los centros de salud y toda la Atención Primaria están adquiriendo para gestionar la desescalada y evitar nuevos brotes. El Sergas tiene previsto abrir ya las citas presenciales con los médicos de familia a partir del mes de junio (desde el estallido de la pandemia solo se permitía la realización de citas telefónicas). Serán los propios jefes de los centros de salud los responsables de marcar el aforo máximo de los ambulatorios para garantizar la distancia de seguridad de dos metros entre los pacientes, que deberán acudir preferentemente solos salvo niños y personas con deterioro cognitivo.

Lupus y Covid-19

Por otro lado, el Servicio de Reumatología del Chuvi y el Instituto de Investigación Sanitaria Galicia Sur organizan hoy una videoconferencia sobre distintos aspectos de la enfermedad del lupus en tiempos de coronavirus. La sesión estará orientada a resolver y aclarar dudas de los pacientes con lupus respecto a la incidencia de la infección por Covid-19 en estos enfermos y su relación con la medicación. Y es que uno de los tratamientos para el lupus es la hidroxicloroquina, un fármaco que se utilizó en las personas con coronavirus al inicio de la pandemia y que en la actualidad se está poniendo en cuestión su idoneidad.

Compartir el artículo

stats