Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Operación retorno" de los funcionarios

Cientos de empleados públicos vuelven a la oficina a medio gas, a turnos, y atendiendo con cita previa | Seguridad Social y Sepe aún no abren al público | Cámaras termográficas, novedad en los registros

Ciudadanos esperando a acceder a las oficinas del Concello, bajo control de la Policía Local.

Ciudadanos esperando a acceder a las oficinas del Concello, bajo control de la Policía Local. // Marta. G. Brea

Los empleados públicos son otro motor laboral. Heterogéneo, sí, pero relevante no solo en número, también a la hora de engrasar toda la maquinaria administrativa que el virus no ha logrado paralizar, al menos no completamente. Con la fase 2 las grandes instituciones públicas de la ciudad consultadas han planificado la reincorporación del personal a las oficinas que hasta la fecha podría resumirse así: a medio gas -todavía prima el teletrabajo-, con turnos rotatorios en muchos casos, bajo cita previa, sin inabordables "tapones" burocráticos, y con novedades propias de la "nueva normalidad" (reajuste de espacios, mascarillas, etc.), algunas de ellas llamativas, como la instalación de cámaras termográficas.

Según la Subdelegación del Gobierno, de media, un 45% de los empleados de la Administración General del Estado en la urbe (1.516, sin contar Correos y fuerzas de Seguridad) han regresado a sus puestos. Aunque ni el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS), ni la Tesorería General (TGSS), ni tampoco el Servicio Público de Empleo (SEPE) -el filtro clave en la tramitación de los ERTE- han abierto de cara al público. Sí lo ha hecho la oficina de Tráfico (DGT), con cita, y las oficinas de Extranjería, Sanidad Exterior y la propia Subdelegación. El resto de empleados efectúa teletrabajo, y otros están ya operativos al 100% aun tras la alarma, como el Puesto de Inspección Fronteriza (PIF), apuntan las mismas fuentes.

Mientras, la Policía Nacional no ha replegado plantel, por las exigencias de la alarma. Solo en los recintos de renovación de DNI o Pasaporte han estado funcionando 3 de 14 puestos para trámites excepcionales. Desde ayer, ya se podía solicitar cita previa vía web, aunque el Gobierno ha concedido una prórroga de un año para renovaciones. En la Comisaría se han escalonado los turnos de trabajo para intentar evitar aglomeraciones en las entradas y salidas, subrayan.

En el caso del Ayuntamiento, en cuya lonja ayer era posible ver varios grupos de personas para acceder al registro, de los 1.284 efectivos en nómina, casi el 50% ha vuelto a la oficina (incluyendo 252 policías). Otros 380 operan desde sus casas, y los 275 restantes, vinculados a servicios fundamentalmente presenciales, como Deportes o Cultura, en torno a 15% han vuelto al tajo físicamente. En Urbanismo -que ha seguido tramitando expedientes importantes, como el de Cordelerías Mar, o más recientemente, el de una promoción de 39 viviendas en Tomás Alonso-, de sus 102 trabajadores en nómina, 56 han recibido la credencial para realizar algún desplazamiento o completar un "trabajo de campo". En la fase 2 de su plan de reincorporación ya se permite la atención en la planta baja del edificio de la Gerencia.

La Delegación de la Xunta (con medio millar de empleados) se sigue el protocolo dictado desde San Caetano: en la fase 2, al margen de servicios esenciales, se incorpora el personal con despacho o de oficinas donde se pueda garantizar el espacio de 2 metros. En los últimos días solo la agencia tributaria autonómica (Atriga) y el registro han percibido demanda de atención presencial. Mucha de ella, paradójicamente, para solicitar la clave 365 o un certificado digital con los que operar en la administración virtual. De las 697 personas atendidas en el registro desde el 4 de mayo, 429 fueron por estas credenciales.

En la Universidad, la "operación retorno" va por estamentos. Según explica Manuel Ramos, vicerrector de Ordenación Académica, entre el 30% y el 40% del personal docente e investigador (PDI) combina el trabajo telemático con asistencia puntual a los centros, por ejemplo, para desarrollar exámenes telemáticos para tener mejores condiciones de conectividad. En el personal administrativo y de servicios (PAS), informa la gerente, Raquel Souto, un 10% ha acudido a sus puestos principalmente para la apertura de centros, servicios de administración y bibliotecas (vetadas al alumnado). A partir del 1 de junio reincorporarán "el máximo posible" de personal: entre el 50% y el 70%.

Por otro lado, en la Diputación, las 9 personas con puesto en la sede de Vigo que todavía no lo han hecho, se incorporarán plenamente a partir del lunes. Estos días de hecho, el gobierno provincial ha ensayado un software a medida para expedir las citas previas que calcula la duración aproximada de cada trámite según complejidad (de media, 10 minutos). Además, han instalado una cámara termográfica para medir la temperatura de los ciudadanos y detectar posibles casos.

Lo mismo ha hecho el Puerto en la planta baja de Praza da Estrela (aunque la filmación no se guarda, por privacidad). Como en el resto de entidades, su política es priorizar lo telemático, así que sus 236 empleados se han puesto a las órdenes de sus jefes de departamento para coordinar el regreso. La Policía Portuaria, y los servicios de mantenimiento, los económico-financieros o explotación (operaciones portuarias y pesqueras), sí "están presentes en sus puestos.

En lo que respecta a Zona Franca, buena parte de sus 65 trabajadores se han ido incorporando, como el personal de mantenimiento, chóferes o el de registro. El Consorcio pilotado por David Regades ha creado una comisión de seguimiento para pilotar la desescalada del personal. De entrada, se han adoptado medidas como la alternancia del trabajo y presencial por turnos de varios días y la reorganización de espacios.

Compartir el artículo

stats