Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El acusado de sedar con pastillas a hombres para robarles afronta 24 años de prisión

La Fiscalía sostiene que tras quedar con las víctimas, les administraba en sus bebidas benzodiacepinas - Pide para el cómplice vigués 3 años por vender los objetos sustraídos

Uno de los acusados, cuando fue detenido en mayo de 2019. // J.Lores

Uno de los acusados, cuando fue detenido en mayo de 2019. // J.Lores

La Audiencia viguesa juzgará en los próximos meses uno de los primeros casos de robo bajo sumisión química a las víctimas acaecidos en varias provincias de Galicia. Y es el Juzgado de Instrucción 2 de Vigo ya emitió el auto de apertura de juicio oral contra los dos acusados por estos hechos -un vigués y un colombiano que compartían piso en la urbe olívica- que tuvieron lugar entre os meses de marzo y mayo de 2019. La Fiscalía solicita para el sudamericano, todavía en prisión provisional desde el conocimiento de los hechos, una pena de 24 años de prisión por los cinco delitos de robos con violencia en casa habitada así como otros cuatro por sendos delitos de estafa continuada. Para el vigués pide tres años de años por un delito de receptación al considerar que su participación en los supuestos hechos se reduce a la venta de los bienes sustraídos en casas de empeños a sabiendas de su procedencia ilícita.

Los presuntos delitos tuvieron lugar a lo largo y ancho de la comunidad: Vigo, Pontevedra, Santiago de Compostela y Celanova (Ourense). Precisamente fue en la ciudad olívica donde tuvo lugar, siempre según el escrito de conclusiones previas del Ministerio Fiscal, el primer episodio. El modus operandi del principal acusado siempre habría sido el mismo: contactaba con sus víctimas, todas varones, a través de una red social de citas donde las citaba para un encuentro. Allí, aprovechando un descuido de los hombres, les suministraba benzodiacepinas, medicamento que junto al alcohol que habían consumido, dejaba a las víctimas en estado de "somnolencia", "mareo", "amnesia", "pérdida de consciencia" o "perdida de sus capacidades volitivas". Al día siguiente, estas se despertaban sin recordar buena parte de lo sucedido.

La Fiscalía sostiene que aprovechaba la sedación en la que se encontraban los hombres para acceder a sus domicilios y sustraer objetos de valor que luego, "en compañía" del joven vigués vendía o a sacar dinero de las cuentas bancarias de las víctimas con las tarjetas robadas en sus casas.

Mientras el colombiano continúa desde el pasado 15 de mayo del año pasado en prisión preventiva, el vecino de Vigo ya fue puesto en libertad provisional.

Desde el conocimiento del caso un año atrás, la Policía Nacional mostró desde el inicio su convencimiento de que tiene que haber muchos más perjudicados por este "timo del amor" en el que los ladrones buscaban a sus víctimas en una activa web de contactos. Y ello porque en el domicilio de los detenidos se halló un buen botín. Junto a joyas, dinero en efectivo o teléfonos móviles, los agentes se incautaron de más de medio centenar de relojes. La creencia policial es que muchos afectados han optado por no denunciar por "vergüenza".

Reconocimiento

Varias víctimas, a lo largo del proceso judicial, llegaron a identificar al ciudadano colombiano que los habría estafado y sedado. En sus declaraciones iniciales,el colombiano, que está de forma irregular en España, reconoció los robos, pero negó la sumisión química. El vigués declaró que no estaba relacionado con estos hechos, señalando que él se limitaba a ir a buscar a su amigo y compañero de piso en coche cuando éste se lo pedía. En todo caso, según fuentes próximas a las pesquisas, al vigués se le ve en las imágenes captadas por las cámaras de seguridad de un establecimiento de compraventa de objetos de segunda mano. También se analizan imágenes obtenidas de cámaras de bancos.

A mayores de las penas de prisión, la Fiscalía pide indemnizar a las víctimas en 5.013 euros por los objetos sustraídos.

Compartir el artículo

stats