Solo falta la luz verde del Gobierno. Caballero volvió a exigir el uso del superávit y los remanentes al servicio de la recuperación, pues mucha de la política social de los próximos meses tendrá que contar con colchón presupuestario. En 2019 el superávit vigués ascendió a 19 millones. El alcalde abordará esta cuestión en el encuentro de la Femp del lunes con Sánchez. "Los recursos de Vigo se quedan en Vigo", afirmó Caballero. Antes advirtió que otras autonomías, entre ellas Galicia, querían hacer uso de los fondos. Todos los grupos avalan la demanda.