Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Frenazo en seco del monoplaza vigués

La pandemia obliga a suspender la Fórmula Student cuando la escudería universitaria estaba lista para iniciar la fabricación de su prototipo -Competirán con el mismo coche en 2021

Imagen con la que la escudería viguesa anunció en sus redes la cancelación de la prueba alemana.

Imagen con la que la escudería viguesa anunció en sus redes la cancelación de la prueba alemana.

La pandemia de coronavirus ha dejado en suspenso la Fórmula Student, la mayor competición de motor estudiantil del mundo, justo antes de que la escudería viguesa iniciase la fabricación de las piezas de su nuevo monoplaza. El equipo, que iba a celebrar su quinta temporada este verano, se ha visto obligado a posponer su participación hasta 2021. Alemania canceló sus pruebas el 22 de marzo y España anunciaba ayer mismo que también opta por la suspensión. Aunque también avanza que su comité de dirección analizará si es posible organizar un evento reducido.

"El día que Alemania confirmó la cancelación fue bastante duro para todos. Daba un poco de miedo el futuro, pero hay que verle la parte positiva y levantarse con más ganas todavía. Seguimos trabajando duro y en 2021 competiremos con el coche de este año", destaca Manuel Diz, responsable de marketing y organización de UVigo Motorsport.

La situación económica que viven las empresas también ha originado la salida forzada de algunos patrocinadores: "Dos grandes multinacionales que ayudan a varios equipos de Fórmula Student han suspendido los acuerdos de forma temporal porque tienen ERTEs en marcha. Y además eran de la zona alta. Tiene su sentido pero esperamos que vuelvan el año que viene".

El apoyo de otras, sin embargo, se mantiene pese a las dificultades. "Las empresas más pequeñas del sector industrial son las que mejor respuesta han tenido. Nos han dicho que si necesitamos algo no tienen inconveniente e incluso que aprovechemos ahora que no tienen actividad. Es reconfortante que sigan ahí", agradece Manuel Diz.

Las competiciones de Fórmula Student se suceden durante el verano en los distintos países, pero los equipos estudiantiles trabajan desde el final de la temporada anterior en el diseño del siguiente bólido y el plan de negocio con el mismo rigor e idénticos requisitos que una escudería de la Fórmula 1. También deben superar unos test muy exigentes para poder competir en los diferentes circuitos.

La escudería viguesa ya se había clasificado para acudir a Alemania, de hecho, quedó tercera entre 148 equipos de todo el mundo, y también iba a participar en las pruebas de Montmeló a principios de agosto.

Los moldes del chasis y la aeronáutica del UM20 estaban listos para empezar la fabricación en la empresa Coasa, con sede en Ourense, cuando llegó la noticia de la cancelación. "Ahora seguimos trabajando telemáticamente desde casa en el tema del diseño, haciendo valoraciones y resolviendo dudas. La suspensión supone ventajas, porque los equipos siempre llegamos a contrarreloj y ahora tendremos más tiempo de rodar el coche y pulir detalles. Además también vamos a poder mejorar las pruebas estáticas relacionadas con la evaluación de costes y riesgos o el plan de negocios", apunta Manuel Diz.

"Apretarse el cinturón"

Pero el equipo estudiantil también es consciente de las dificultades que tendrán para mantener la financiación, sobre todo, teniendo en cuenta que manejan un presupuesto mucho más modestos que el de otras escuderías apoyadas por las grande marcas automovilísticas.

"No vamos a ser los más beneficiados, pero habrá que apretarse el cinturón el año que viene. Y trataremos de apoyarnos más en las oportunidades que surjan dentro de la Universidad de Vigo para recuperar el terreno", explica Diz.

La escudería está integrada por 35 alumnos, la mayoría de ellos de las escuelas de ingeniería viguesas, pero también cuenta con miembros de la Facultad de Económicas. Y además esta temporada se han incorporado por primera vez 13 estudiantes de las carreras de Informática y Aeronáutica de Ourense.

Otra de las novedades de esta temporada es que el equipo cuenta con un departamento específico sobre coche autónomo, ya que la Fórmula Student tenía previsto incluir este requisito de forma obligatoria en 2021. Todos los monoplazas estudiantiles tendrían que recorrer una recta de 75 metros sin conductor y ser capaces de pasar de esta modalidad a la convencional con piloto.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats