Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La delincuencia se desploma a la mitad

El turno de oficio de Vigo asistió a 39 detenidos los primeros once días de confinamiento, frente a 91 de un año antes -Y bajan los de violencia de género: "Hay más dificultad para denunciar"

Un policía en el Cunqueiro. // R. Grobas

Un policía en el Cunqueiro. // R. Grobas

El Juzgado de Instrucción número 8 de Vigo arrancó su turno de guardia el martes. Y ni ese día, ni el miércoles, ni el jueves, ni el viernes tuvieron un solo pase a disposición judicial. Cuatro días en blanco en lo que a detenidos se refiere -sí siguieron entrando denuncias y hubo varias muertes judiciales-. Algo totalmente inédito. Los pocos arrestados de las última jornadas, como el atracador de una farmacia en Gran Vía, ya fueron quedando libres en sede policial. El tribunal tuvo que esperar hasta ayer, a su quinto día de guardia, para interrogar a su primer detenido, que, por las medidas adoptadas por el coronavirus, compareció por videoconferencia. Fue un caso de violencia de género que le tocó porque la sala especializada en esta materia, activa de lunes a viernes, cierra el fin de semana.

EN DIRECTO

Coronavirus en Galicia: última horaCoronavirus en Galicia: última hora

Sigue las noticias sobre la incidencia de la pandemia del Covid-19 en la comunidad

Lo que está ocurriendo esta semana en el juzgado de guardia ilustra a la perfección la situación generada por el confinamiento impuesto para frenar el Covid-19. Cuando se cumplen dos semanas desde que se declaró el estado de alarma el balance no deja lugar a dudas: la delincuencia en Vigo se ha desplomado a la mitad. En realidad algo más, porque la caída es de casi un 60%. Cierto que la actividad policial estos días es frenética, consecuencia de las numerosas sanciones por incumplir el obligado encierro en casa, pero en lo relativo a la delincuencia ordinaria -como los robos en comercios o viviendas, las agresiones o los tan habituales hurtos que en condiciones normales supondrían una media de nueve diarios atendiendo a la última estadística de 2019 del Ministerio del Interior- se está en mínimos históricos. "Hoy no tenemos ningún detenido", resumían alguna de estas últimas jornadas en la Policía Nacional o Local.

Un buen indicador para ilustrar este descenso son las asistencias a detenidos por parte de los abogados de oficio de Vigo. Desde el 15 de marzo en que empezó el confinamiento hasta este miércoles 25, un período de 11 días, estos letrados prestaron asistencia jurídica a 39 arrestados, cinco de ellos por violencia de género. Principalmente de la urbe olívica, pero también del Val Miñor, comarca que pertenece al partido judicial vigués. Pues el año pasado, en idéntico período, esa cifra fue de 91 asistencias, incluidas 14 a arrestados por maltrato a sus parejas o exparejas. La caída, por tanto, es de un 57%. Entre las detenciones de estas dos semanas hubo al menos cinco por delitos de desobediencia -y similares- a las medidas del estado de alarma, requisitoriados con órdenes de busca y captura en vigor, algún caso excepcional de robo y varios arrestos por violencia en el ámbito familiar.

El descenso es general y afecta también a los arrestados por violencia de género, un delito sobre el que se está avisando que podría crecer al tener que estar las víctimas confinadas en casa con sus agresores. Abogados vigueses aportan una clave para entender esta contradicción: "En las actuales circunstancias hay más dificultades para denunciar; ¿cómo hacerlo si estás en la misma vivienda que tu maltratador? ¿Y qué pasa después de la denuncia? Es una situación difícil".

Compartir el artículo

stats