Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Personal de geriátricos y sanitarios agotan gafas y pantallas en las ferreterías

La red de voluntarios Coronavirus maker imprime protecciones en la ciudad

Pantallas faciales en un ala de hospitalización del Chuvi. // FdV

Pantallas faciales en un ala de hospitalización del Chuvi. // FdV

Primero fueron las mascarillas las que volaron de sus almacenes. Luego los guantes y, desde principios de esta semana, también las gafas y las pantallas faciales. Las ferreterías del área han recibido en el último mes numerosas visitas y llamadas de un cliente poco habitual en sus comercios: el personal de centros sanitarios y sociosanitarios. Han acabado con sus existencias de equipos de protección ante la crisis sanitaria del coronavirus.

EN DIRECTO

Coronavirus en Galicia: última hora

Sigue las noticias sobre la incidencia de la pandemia del Covid-19 en la comunidad

En Protección Laboral Maprovi suministran estos equipos a astilleros y automoción. Cuentan que, en las últimas semanas, "llaman continuamente" de los hospitales, pero no pueden atender su demanda porque también agotaron sus existencias.

Pero no solo la Administración y las direcciones de centros privados buscan estos equipos. También los propios profesionales andan a la caza a modo particular.

En la ferretería de Gómez Quinteiro, en el Calvario, ya hace casi dos semanas que se quedaron sin estos productos. Javier explica que "algunas se las llevaron para residencias de mayores". De las mascarillas ya hace más de un mes que no tienen stock. "Fue cuando comenzó lo de China, incluso comerciantes del barrio me las compraron para enviar allí", cuenta

En la Iturmendi, en la zona centro, agotaron las últimas este lunes. Recuerdan que fue un grupo de enfermeras que dijeron que las querían para una unidad de cuidados intensivos de la ciudad. También se pasó por allí un cirujano por el mismo motivo. Vendieron tanto las 15 caretas faciales de las que disponían como las gafas de protección.

En hospitalización del Álvaro Cunqueiro, también se ha hecho con estas pantallas personal de enfermería que no están en las zonas de aislamiento de los casos positivos de Covid-19, pero que sí manejan sospechas, y para el que el protocolo actual no contempla esta protección. El material se controla mucho y, en algunas plantas, se deja unas gafas para atender dos habitaciones y se desinfectan al salir. Por ello, algunos profesionales buscan conseguir unas propias por sus medios.

Ante esta necesidad, hay diversas iniciativas ciudadanas que tratan de echar una mano, como por ejemplo la red de voluntarios Coronavirus maker que usa impresoras 3D para hacer las bases de las pantallas faciales, a las que les enganchan una lámina de acetato. Lo hacen con una fórmula que ha liberado el Gregorio Marañón. Están suministrando a personal de centros de salud y de algunos servicios de hospital.

Compartir el artículo

stats